No a la Biblia, sí a la Constitución


. La misma motivación moral de este atentado al Estado y “estado” laico de la cultura es el que hoy mueve a la Presidencia del país y la Procuraduría General de la República (PGR) a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal. La Biblia antes que la Constitución. Felipe Calderón se tiñe de púrpura y reemplaza la banda presidencial por la estola sacerdotal para hacer frente a la “contra natura” del amor homosexual

Por Luis Alberto Rodríguez / Desde Abajo

“Desmiento a Dios porque al tenerte yo en vida, no necesito ir al cielo tisu”, versa la letra original de la canción “La Gloria eres tú”, escrita por el cubano José Antonio Méndez en la década de 1940, la cual, si embargo, fue modificada por a Iglesia Católica mexicana para quedar “Bendito Dios….. “. Cuentan que fue la intérprete Toña La Negra la primera en recibir la censura religiosa antes de estrenar la melodía en la XEW, cuando “alguien” sugirió modificar la composición original, para que ésta se privara de la herejía.

La misma motivación moral de este atentado al Estado y “estado” laico de la cultura es el que hoy mueve a la Presidencia del país y la Procuraduría General de la República (PGR) a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal. La Biblia antes que la Constitución. Felipe Calderón se tiñe de púrpura y reemplaza la banda presidencial por la estola sacerdotal para hacer frente a la “contra natura” del amor homosexual.

Hoy es imprescindible que la sociedad civil organizada abra una nueva etapa en defensa del Estado Laico, contra el cual, el PAN en el poder y sus aliados católicos pretenden atentar. Ya en el 2008 de la mano de José Luis Soberanes en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se lanzaron en contra de los derechos de las mujeres representados en la Interrupción Legal del Embarazo y la Suprema Corte de Justicia avaló las reformas capitalinas, negando que la ILE fuera “inconstitucional” . Así pues, hay confianza en que los ministros censuren la intentona de la PGR por negar a la población LGBTTI los derechos que como ciudadanos y personas les pertenecen. Casarse, adoptar, dejar de ser sociedad de segunda clase para reivindicar su natural dignidad a la par del más postrado de los cristianos.