Orlando Zapata Tamayo


Orlando Zapata Tamayo era un albañil cubano que murió recluido en La Habana luego de 80 días de huelga de hambre. Su deceso es ocupado y manipulado por la llamada “disidencia” en Cuba y por los medios de comunicación afines al plan de sabotaje desde los Estados Unidos hacia la isla, para presentar el caso como una “muestra”-dicen-, de las violaciones a los derechos humanos en aquel país. Sin embargo, muchas cosas se quedan en el tintero de las redacciones como las del diario español El País o en la conciencia de supuestos “disidentes políticos”.

Dicen, por ejemplo, que Zapata Tamayo fue torturado y desatendido por las autoridades cubanas; que fueron éstas quienes prolongaron el sufrimiento del preso y que desoyeron las recomendaciones sobre su salud. Mentira. Ya lo pronunció el presidente de la República, Gral. Raúl Castro Ruz: En Cuba no se tortura, salvo en la prisión de Guantanamo; por lo cual, por cierto, ni El País ni los llamados “disidentes” se pronuncian porque sería morder la mano que les da de comer.

No dicen, por ejemplo, que Orlando Zapata Tamayho ya había sido procesado por delitos comunes como alteración del orden; daños en propiedad ajena y del Estado; estafa; tenencia de armas blancas y exhibicionismo público.

No dicen, por ejemplo, que desde el año 2001 se sumó a las acciones contarrrevolucionarias financiadas por Estados Unidos, como lo había hecho su madre Ana Luis Tamayo. Que tras consignarlo en el 2003, y una vez terminada una primera pena de tres años, se le aumentó a 25 años su condena por agresiones, desacato y desorden en la penitenciaria.

Que desde el 2009, cuando se declara en huelga de hambre, lo que solicitaba eran una serie de beneficios tales como televisión, teléfono y cocina; que se negó rotundamente a recibir asistencia médica y que las autoridades cubanas hicieron todo lo que les fue posible para salvarlo, tanto, que el Gobierno de Cuba le asistió en todo momento y pagó hasta su funeral.

En efecto, Cuba aún adolece en varios aspectos en materia de derechos humanos. Una de ellos, el bienestar en centros penitenciarios o la dotación efectiva de televisión o teléfono. Sin embargo, citando a la agencia Cubainformación: A diferencia de otras democracias americanas en las que son comunes y constantes los motines, las matanzas en luchas internas, los suicidios de presos, las muertes de detenidos por desatención médica, por desnutrición, por tortura, en Cuba hay que remontarse más de 50 años para encontrar un antecedente al del Orlando Zapata.

luis@desdeabajo.org.mx