Washington paga


Cínicamente, al Gobierno mexicano sale a condenar el supuesto acto criminal que Cuba comete contra Guillermo Fariñas y los 26 presos por quienes mantiene una huelga de hambre pidiendo su liberación. Indicativamente lo hace justo cuando Washington anuncia el fracaso de Felipe Calderón en Ciudad Juárez, entidad en la cual fueron asesinados tres trabajadores vinculados al Consulado del país del norte y que valió la censura del mismo Barack Hussein Obama. Sin embargo, ni de estas ni de las 483 ejecuciones perpetradas tan solo en la ciudad fronteriza en lo que va del 2010 se ha preocupado en realidad el Ejecutivo ni ha valido la condena masiva del Parlamento Europeo ni de los medios masivos de comunicación aliados al Imperio. Pero sí lo hacen por unos agentes pagados por la CIA quienes son la carne de cañón de la guerra abierta no declarada que Estados Unidos mantiene sobre la Revolución cubana. FCH no solo debe ir a la isla a estrechar lazos de cooperación para bien de las muchas familias cubano-mexicanas, sino debe retirar el llamamiento de México sobre ella y reconocer que lo emitió tan solo para agradar a la Oficina Oval, que, paradójicamente, también le paga.