Los queremos vivos, nos queremos libres


El acoso a las y los periodistas mexicanos debe parar. Pero el gremio de la comunicación deberá hacer un alto en el camino para ver, entender y analizar las causas que han derivado esta crisis, en la que la tarea de informar se ha vuelto, no solo peligrosa, sino degradante. Hace no muchos años se contaban las organizaciones o sindicatos de la prensa que defendían los derechos laborales y sociales de cada uno de sus integrantes, obligando a quien fuere propietario de un periódico o radiodifusora, a respetar la integridad del periodista en todos sus ámbitos. Sin embargo, de a poco el periodismo se volvió un activo más del Poder, llenando sus nóminas y haciendo suya la patente política de que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error” ¿Cómo entender que exigen justicia quienes en cada nota, en cada editorial, alimentan al aparato ideológico de Estado? ¿Con qué cara claman autonomía quienes en cada edición pisotean el derecho del pueblo a ser informados con la verdad? Esta marcha por el respeto a la libertad de expresión, deberá ser también una marcha por la dignidad y la justicia para un periodismo libre de corrupción política.

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s