“¿Tiene o no Felipe Calderón problemas de alcoholismo?”


Carmen Aristegui no observó el punto de reflexión en la nota sobre la manta de los diputados del Partido del Trabajo (PT) en la acción o el objeto, sino en su mensaje; de tal manera cuesionó: la Presidencia de la República debería aclarar si Felipe Calderón tiene o no problemas de alcoholismo. Esto le valió la censura, al tiempo que el PAN y el Gobierno Federal prefieren callar sobre el conflicto, que poco a poco deja de ser especulación para convertirse en una verdad a voces.

El presunto alcoholismo de Calderón ha sido reprochado por los legisladores tanto en la manta como en los discursos sucesivos. De modo que la periodista, en su ejercicio libre y teórico que supone de un analista político hundir los dedos en las llagas de un conflicto, tan sólo llevó el tema a debate hasta su punto agudo, tal cual lo ha demostrado en otros temas complejos y llenos de datos como las denuncias por abuso sexual en contra de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

Es mentira que Aristegui haya faltado a un código ético, como lo pretende justificar MVS al abordar la cancelación del noticiario de la periodista, a menos que se esté ante un libro inédito del periodismo donde profundizar, cuestionar o analizar un suceso, falte la ética periodística. En el peor de los casos, ésta empresa estaría haciendo el ridículo mediante su propia ignorancia.

Es probable que el código a colación no ilustre las conductas éticas a las que habría faltado Aristegui, lo que reforzaría la hipótesis sobre la injerencia directa de la Presidencia de la República en el despido de la periodista, tal cual se ha manifestado en redes sociales por parte de colegas y otros miembros de la sociedad civil, política y cultural en México. Y no sería la primera vez. En el 2007, el régimen de Felipe Calderón arrancó su primer gesto de intolerancia a la crítica cuando asfixió y finalmente consiguió la cancelación del noticiario “Monitor” del periodista José Gutiérrez Vivó, lo cual fue advertido por el comunicador mismo al recibir el Premio Nacional de Periodismo en el 2006. Coincidentemente, esto sucedió en MVS también.

“¿Tiene o no Felipe Calderón problemas de alcoholismo? Esto merece, insisto, una respuesta seria, formal y oficial de la propia Presidencia de la República.”, preguntó Carmen Aristegui, y en vez de decir la verdad, el Gobierno optó por la censura.

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s