¿A quién sirve el SME?


El problema con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) es que ellos mismos se han encargado de tirar por la borda casi todo el capital simbólico y político que habían generado desde el inicio de su resistencia contra la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC). Entonces la opinión pública tenía perfectamente identificado que el Gobierno Federal actúo con dolo para, en una noche, dejar sin empleo a más de 40 mil trabajadores y trabajadoras con el propósito de adueñarse de la fibra óptica subterránea administrada por las y los electricistas y privatizarla para beneficio de sus empresas aliadas. Hasta ahí toda protesta cabía en la dignificación de una causa justa y legítima, amén de las pifias de líderes como el hidalguense Martín Esparza quien permanece aliado electoral y políticamente al PRI, mientras abajo yacen miles de familias que de pronto se quedaron sin pan en la mesa.

Así, las protestas de este lunes 11 – dijeron los líderes del SME-, tuvieron el propósito de recuperar las instalaciones de la extinta LyFC que, se supone, siguen bajo resguardo de la Policía Federal desde octubre del 2009. Pero el objetivo fracasó desde temprano la mañana con más de 300 trabajadores que arribaron a la avenida Marina Nacional, sede de la ex compañía. Incendiaron tres automóviles y obligaron el desalojo de vecinos y oficinistas aledaños por riesgo de intoxicación, en tanto no permitían a los bomberos apagar el fuego.

A razón del operativo de granaderos y observando el descontrol del plan, el SME optó por marchar hacia el Zócalo en donde también fueron intervenidos por la Policía del DF que los dispersó con bombas lacrimógenas cuyo gas también afectó a civiles, desatando una trifulca en la que fueron agredidos fotógrafos y reporteros. Observando aquello, la mayoría de los medios de comunicación ni siquiera fueron capaces de informar por qué el SME se manifestaba, dieron por sentado el vandalismo y acudieron a la editorialización ciega de los sucesos.

En tanto, el escenario de radicalización sin sentido del SME apaga otros fuegos calderonistas como la protesta nacional contra la violencia encabezada por el poeta Javier Sicilia,la reunificación de la izquierda electoral en el Estado de México y la criminal reforma laboral. Así que, con todo esto ¿quién vuelve a ganar? Porque lo que ocurrió este lunes no fue casualidad.

Twitter: @albertobuitre

Toma de la protesta del SME en la sede de LyFC. Foto: Animal Político

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s