¿Dónde diablos está la izquierda?


¿Dónde diablos, se encuentra la real izquierda en la coyuntura por la obtención de nominaciones a las alcaldías en Hidalgo?

A razón de la burocratización del PRD, los liderazgos sociales dentro de algunos municipios se ven imposibilitados de ser nominados como candidatos, habiendo entendido que la vía democrática y de derecho electoral está cancelada en ese partido que no los postulará a menos que pertenezcan a un grupo, quienes a su vez (¡vaya desgaste!) no los nominarían sino son de los fieles a su estructura de intereses. Así se encontrará una lista de nombres y nombres que figurarán como abanderados de “la izquierda” que estarían desacreditados en dicho término, en primer lugar, si se alían con el PAN en la fallida alianza postergada de “Hidalgo Nos Une” que hiciera exitosa por sí misma Xóchitl Gálvez, pero que los ámbitos municipales, donde los negocios electorales se palpan a flor de piel, está destinada a quebrarse. Y en segundo lugar, porque la izquierda electoral en Hidalgo –salvo honrosas excepciones-, es un mito extinguido en el PRD desde hace 15 años, por lo menos.

Por su parte, opciones que han demostrado una reconstrucción ética desde el 2006 como lo es el Partido del Trabajo (PT), deberán tener mucho cuidado a la hora de elegir a sus representantes. El PT recién concluye su escuela de capacitación política donde a sus cuadros se les impartieron cursos sobre marxismo, análisis de coyuntura y poder popular. Independientemente que en pocos grados es posible perpetrar la ideología – lo que atrae el riesgo de que ciertos petistas, aún los que fueron ahí formados, claudiquen en la línea teórica propuesta por su partido-, esto ya es un aliciente cuando se mira reciente atrás en el tiempo, cuando algunos de los candidatos y candidatas nominadas por ese Partido sí fueron postulados con base a su solvencia política. Lo esperado del petismo, entonces, es que su vera no sólo continúe tal trayecto, sino que se perfeccione al nivel de demostrar que aún es posible confíar en un partido político, no importando que tenga pocas probabilidades de ganar una elección. Al final, la congruencia es un halo irreprochable de victoria.

De Convergencia no vale la pena ni abundar.

Y la pregunta sigue abierta ¿Dónde diablos está la izquierda en las municipales?

Twitter: @albertobuitre

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s