Ecatepec is on my mind


Fui registrado en Texcoco y pasé mi primera infancia en Ecatepec. Mis padres, entonces nóveles profesores, lidiaban entre su trabajo, los chimecos y el pesado tráfico del lugar que, a la postre, se convertiría en el municipio más poblado de México, con una población mayor a la de Estados como Colima y Tlaxcala. Por eso ayer volví a esa tierra. El asunto político me llevó; podría decir, que mi último cartucho de esperanza en la Nación. Sobre el templete, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas Rodríguez y Marcelo Ebrard. No se veían juntos, sobre todo los dos primeros, desde el 2006. ¿Es posible volver a creer en la unidad de la izquierda partidaria mexicana? El columnista de La Jornada, Julio Hernández, asegura que aquello fue una escenografía sin fondo; yo, que conozco a sus masas, sí me atrevo a creer. Al fin y al cabo, es lo último que me queda.

Así comenzó este lunes la contienda por la gubernatura del Estado de México. Por un lado, Eruviel Ávila, del PRI, arrancó con un evento nocturno al más puro estilo del viejo dinosaurio. Bajo las luces de los cuetes, el sonido y sus brigadistas pagados, el abanderado fue rodeado para esta elección que, más bien, es el inicio de la precampaña de su patrón Enrique Peña Nieto al 2012. Le siguen, además, las encuetas de los periódicos, canales y emisoras más grandes del país, quienes afirman que el priísta lleva una ventaja de más de veinte puntos por encima de Alejandro Encinas, del PRD. Más, por supuesto, sabiendo de donde sale el dinero que paga tales sondeos, poco se les cree. Parafraseando a Ghandi: “Los medios impuros desembocan en fines impuros”.

Ya no es el tiempo de la aguja hipodérmica. Es cierto que, ya por morbo o costumbre, solemos prender la televisión para mirar el noticiario de Televisa; pero, eso no significa que les creamos. Uno de los casos más paradigmáticos que conozco al respecto, sucede con el periódico El Sol Hidalgo. Cierto, la ciudadanía lo compra mucho, pero al mismo tiempo no consume “su verdad”. Y así una larga lista local y nacional. En pocas palabras, la gente no es pendeja. Quien piense lo contrario, es posible que esté proyectando su personalísima frustración. Esa es la primera gran noticia a favor de quienes queremos que en el Estado de México las cosas cambien y cambien para bien. Ecatepec es la punta de lanza. Para lo demás, habrá que apostarle al tiempo, a la voluntad y a la alegría. Empezando por mí.

Twitter: @albertobuitre

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s