¿Quién se llevó a Aleph Jiménez?


*Esta nota fue creada el lunes 24 por la noche con el testimonio de Julio Jiménez, padre de Aleph Jiménez, quien, según versiones periodísticas, apareció en Ensenada y acude a la Ciudad de México a rendir declaración pública sobre su desaparición. Reproduzco este texto en contexto de lo que ahora acontece en el presente caso.

“Él es incapaz de crear ningún tipo de problema, es completamente amistoso. Por eso me extraña mucho esta situación que está pasando con mi hijo. Si hubiera sido un tipo pendenciero, fumador, borracho, pero nada de eso. Al contrario. Siempre ha sido una persona de bien”, describe Julio Jiménez Aponte al hablar de su hijo, Aleph Jiménez Domínguez, reportado como desaparecido político desde las cuatro de la tarde del pasado veinte de septiembre en Ensenada, Baja California, México, tras haber participado como vocero del movimiento #YoSoy132 en una serie de protestas en contra de Enrique Peña Nieto en ese estado del norte mexicano.

Por ejemplo, la que tuvo lugar el día quince, cuando el #YoSoy132 se manifestó durante el Grito de Independencia en pleno Palacio Municipal de Ensenada. Desplegaron mantas, carteles y gritos de “¡Fraude!” y “¡México sin PRI!”, hasta que un piquete de policías locales se arrojó sobre los manifestantes, golpeándoles a puños y patadas, deteniendo a veintitrés de ellos e hiriendo a cinco, una de las cuales paró en un hospital de la ciudad, según lo declararon Aleph y sus compañeros, en una conferencia de prensa dos días después.

Denunciaron que los efectivos golpearon a los jóvenes, hombres y mujeres, lo mismo que a niños y ancianos que acompañaban las consignas. Que a las mujeres les rasgaron la ropa para descubrirles los senos. Que por esto rechazaban la criminalización de todo acto de protesta tanto en la localidad, como en todo el país.

Pero no todo quedó ahí. Aleph aprovechó para interpelar las descalificaciones del alcalde priísta de Ensenada, Enrique Pelayo Torres, quien había asegurado un día antes que los jóvenes provocaron las agresiones de los policías. El vocero del #YoSoy132 no sólo desmintió las versiones del edil, sino que fue más allá al criticar que éste busca ser gobernador de Baja California “cuando no es capaz de tener bajo control el municipio que gobierna”.

Ese fue el último acto público del activista.

Su padre Julio Jiménez asegura que Aleph, ni algún miembro de su familia, tiene antecedentes políticos; que siempre se mantuvieron al margen de partidos o movimientos: “Por eso sí nos sorprendió un poco que él haya tomado con tanta vehemencia al grupo Yo Soy 132”.

Aleph y su padre, académico de la Universidad La Salle en Cancún, se comunicaban vía telefónica cada domingo, desde que el joven maestro en ciencias oceanográficas, dejó a su terruño en Cancún, Quintana Roo, para encontrar trabajo en Ensenada como investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California (CICESE), hacía dos años atrás. Fue el catorce de septiembre cuando ocurrió la última conversación entre ellos. Aleph realizaba un viaje por la ciudad de Monterrey, Nuevo León y a su padre le preocupaba un padecimiento estomacal que su hijo cargaba desde que era estudiante. Tenían ocho días sin llamarse hasta entonces y Julio esperaba volver a hablar con él en la semana que recién pasó. Hasta que su hija Sidartha, hermana del muchacho, le avisó que los amigos de Aleph lo reportaban desaparecido desde el jueves veinte.

El joven investigador y activista llevaba días “en una actitud taciturna”, revela su propio padre, según lo que le comentaron los amigos de su hijo al llegar a Ensenada para comenzar las pesquisas. Aleph, de treinta y dos años, es de carácter jovial, generoso y, según dicen, de risa contagiosa. Pero desde los últimos días de su activismo “se veía preocupado”, su mirada perdida y ese ambiente de alegría en sus ojos verdes, parecía estar apagado.

El cambio en el carácter de Aleph comenzó desde el dos de septiembre, cuando el #Yo Soy 132 tomó la caseta de cobro Ensenada – Tijuana, abriendo el paso a los autos sin pago, como medida de protesta contra la resolución del Tribunal Electoral Federal que declaraba en ese momento válidas las elecciones presidenciales del primero de julio y como ganador de éstas a Enrique Peña Nieto.

Por lo ocurrido, la dirección de Caminos y Puentes Federales (Capufe) del Gobierno mexicano, interpuso una denuncia penal federal en contra de los responsables de la toma. Les acusaron de “perjuicio económico” al Estado. Los activistas respondieron: “que Peña pague”.

Contaba Aleph que se sentía perseguido; que “lo estaban vigilando”. Contó, incluso, que en varias ocasiones notó la presencia de vehículos sospechosos a la vera de su casa en el campo turístico Granada Cove, en la delegación El Sauzal. Además decía que llamaban a su casa sin contestar y estaba obsesionado con una nota periodística sobre del asesinato del astrónomo de la UNAM, Francisco Loza Valencia, quien fuera abatido en Ensenada, en la primera quincena del mes. Según Aleph, “le querían mandar un mensaje”, pues el perfil académico del muerto, coincidían con los de él.

“No sabemos si era el estrés que tenía o en realidad había el interés de estarlo observando asi”, relata su padre. Por eso, el miércoles 19, Aleph pidió a uno de sus amigos dejarlo dormir en su casa. Se sentía agobiado y la paranoia lo golpeaba, tanto, que la persona con la que compartía vivienda afirma que él se notaba “triste” y su cambio de carácter era evidente.

Dos días antes de su desaparición, un tipo no identificado a bordo de una camioneta negra con vidrios polarizados, rondó su casa insistentemente. Según contó a sus amigos, este mismo vehículo escapó al ser descubierto por él mismo cuando salía de su casa y la persona que iba a bordo, miraba hacia dentro de su vivienda desde el vehículo. Estaba nervioso. Por eso uno de sus amigos le aconsejó quedarse en su casa a dormir.

Esa noche, Aleph insistió en hablar de los rondines que veía cerca de su casa, y en la nota del astrónomo asesinado. “No hablaba de otra cosa”, afirman. Al día siguiente, Aleph continuaba con lo mismo, y quería hablar con su “roomie” de eso. Pero antes –dijo-, debía pasar al banco. El amigo que le había dado asilo lo llevó hasta una sucursal del banco HSBC. Ahí se separaron. Vestía pantalón biege, camisa blanca, gorra negra y una mochila camuflajeada estilo militar. Esa fue la última vez que vieron a Aleph.

Sus amigos y compañeros notaron que algo raro pasaba y comenzaron a sospechar de su paradero el mismo día que desapareció. Tras acudir al banco, Aleph debería reunirse con ellos para las seis de la tarde, pero nunca llegó. “Lo cual es raro – relata su propio padre-, porque mi hijo tiene muy buenas cualidades y cuando él se compromete a algo, siempre llega puntual y jamás falta”.

Con los antecedentes ocurridos por las protestas del movimiento, el grupo se preocupó por Aleph y casi de inmediato comenzaron las llamadas sin respuesta. Para el viernes, la denuncia con el expediente 26/12/311 por “desaparición” estaba interpuesta ante la Subprocuraduría de Justicia de Ensenada.

A la fecha, nadie tiene noticias de él. Julio Jiménez Aponte ya ha conversado con el procurador de Baja California, Rommel Moreno, con el alcalde Enrique Pelayo, autoridades policiacas y militares y hasta con el gobernador Osuna Millán. Las órdenes para encontrarlo están dadas, pero no existen resultados en lo inmediato.

Su padre asegura que está vivo y retenido:

“Yo creo que él está privado de su libertad. Yo no creo que él esté huyendo o escondido. Yo lo que presumo es que él está privado de su libertad. Espero que Aleph vuelva conmigo. Espero que lo liberen. No quisiera hacer señalamientos que pudieran crearle a él un problema, dado que yo pienso que él está con vida. Yo no quiero revanchas. Yo sólo quiero que me entreguen a mi hijo en el menor tiempo posible”.

De acuerdo con la relatoría levantada por la Comisión de Derechos Humanos del Noroeste AC, la desaparición de Aleph Jiménez Domínguez, líder del grupo #YoSoy132 de Ensenada, Baja California, se presume como una “desaparición forzada de Persona provocada por motivos políticos”.

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s