Obama, narcocultura y migrantes: El escritor Yuri Herrera tiene algo qué decir


 

Catedrático de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans, el escritor mexicano Yuri Herrera, es una de las plumas más lúcidas que viven y traspasan ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. En el año 2003 obtuvo el Premio Binacional de Novela “Border of Words” por su libro “Trabajos del reino” donde relata una faceta íntima del mundo del narcotráfico a través de la mirada de un simple compositor de corridos.

A propósito de las elecciones presidenciales del próximo siete de noviembre, la experiencia de Herrera sobre la relación cotidiana y transfronteriza entre lo mexicano y lo gringo, lo lleva a asegurar que, si bien la sobrevivencia de los migrantes en Estados Unidos depende no sólo de los esfuerzos en Washington sino también tanto de las leyes estatales como de las políticas mexicanas, “sin duda”-afirma en entrevista-, con Barack Obama podría irles mejor, pues el candidato demócrata es “más sensible” a su realidad.

“Obama es sin duda un individuo más sensible a la experiencia de los migrantes, pero éste no es un asunto que pueda ser solucionado por uno u otro individuo. Entre otras cosas, porque las políticas migratorias en EU no dependen sólo de leyes federales. Hay leyes estatales abiertamente racistas, además de que quienes instrumentan algunas de las políticas antiinmigrantes más vergonzosas son las propias autoridades mexicanas, que hace tiempo que ya conciben nuestros aeropuertos y la frontera sur como una primera aduana hacia los EU”.

Frente a esto, Herrera advierte que una reforma migratoria deberá comenzar por ajustarse a las medidas de respeto y protección de los derechos humanos de los trabajadores migrantes, quienes son tratados como “criminales”, sin consideración del sufrimiento causado en el cruce de la frontera norte mexicana, con todos sus riesgos implícitos. En ese sentido, afirma que una reforma migratoria justa, habilitaría la obtención de un salario justo a los trabajadores indocumentados pues éstos yacen sujetos de persecución, lo cual, impacta directamente en los sueldos.

“Debe comenzarse por lo básico, el respeto a los derechos humanos de los trabajadores migrantes, que luego de pasar sufrir las vicisitudes del cruce de la frontera son perseguidos como criminales aunque en su inmensa mayoría sólo busquen trabajo. Por supuesto, la persecución de los trabajadores abarata los sueldos, por eso se tolera y se fomenta la idea de que ser migrante es sinónimo de ser delincuente. Es urgente promover el respeto a los derechos humanos, reconocerles el derecho a un salario justo, y respetar los derechos de la gente que emigró con sus padres”.

Sin embargo, para quien es Doctor en Lengua y Literatura Hispánica por la Universidad de Berkeley, California, la influencia política y social de la comunidad mexicana en Estados Unidos, particularmente, aún no es tanta como para impactar en las actuales elecciones. En efecto –señala-, “cada vez mayor, en el mundo laboral sobre todo, pero todavía no se refleja ni en representación política ni en su presencia en los medios de comunicación”.

Narcocultura en Estados Unidos

El tema del narcotráfico ha sido un tema orgánico en las campañas Obama y Romney. Las propuestas tanto del candidato demócrata como del republicano, apuntan a la captura de los capos de la droga y el reforzamiento de la frontera para evitar el trasiego de sustancias ilegales, cada cual según sus particularidades. Pero, hay algo que Yuri Herrera pone sobre la mesa de discusión, que poco o en nada, se ha dicho por parte de los equipos de campaña presidenciales: la narcocultura.

Entendida como un fenómeno que atrapa a las juventudes de ambos países mediante las representaciones culturales y sociales asociadas al mundo del narcotráfico, su poder, sus armas, sus vehículos, su música, sus posesiones y hasta su estilo al vestir, la narcoultura es un hecho entre la sociedad estadounidense, opina el escritor. Y va más allá, al asegurar que ésta se originó en Estados Unidos mismo.

“Si hay una ‘narcocultura’, en su sentido actual, ésta se originó en los EU. La transformación del negocio de las drogas en una industria multinacional pasa por los consumidores estadounidenses, que a lo largo de las décadas han mostrado, independientemente de las razones o las estupideces de sus gobernantes, que harán lo que sea necesario para tener sus drogas”.

Y aunque a través de los grandes medios de comunicación y del amplio territorio estadounidense aún no se ve o se publica sobre ejecuciones asociadas al narcotráfico como México, para Yuri Herrera el tema está ahí. Sobre todo en algunas ciudades del Estado de Texas, donde apenas en el mes de julio se supo del desmantelamiento de una banda estadounidense acusada de suministrar armas al Cártel de Los Zetas, la cual operaba reclutando jóvenes que compraban el armamento en tiendas minoristas de EEUU, para luego hacerlas llegar al grupo criminal mexicano. De manera que “el fenómeno no lo inventamos nosotros, aunque ahora estemos poniendo el escenario de la violencia”, concluye Herrera.

por @albertobuitre

publicado para The Huffington Post Voces

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s