Gana Barack Obama las elecciones del dinero y la guerra


 

Ganando el estado de Florida, bueno, ya se sabe, Barack Obama logró reelegirse en  la Presidencia de Estados Unidos

Y no deja de sorprenderme que esto sea festejado por una amplia mayoría de cibernautas, al tiempo que se insista que existía una comunión mundial en el deseo que el Demócrata se reeligiera, lo mismo empresarios como políticos.

Incluso se realizaron encuestas sobre por quien votarían personas no estadounidenses; asi los mexicanos, por ejemplo, quienes manifestaron que de tener la oportunidad, el 61 por ciento de ellos lo hubiera hecho por Obama, sin considerar que durante su gobierno fueron deportados 1 millón 200 mil ilegales y las redadas en empresas contra inmigrantes aumentaron a más de 2 mil 300.

Es como si se estuviera eligiendo al Presidente del Mundo.

¿Y es así?

Considerando que Obama, como Presidente de Estados Unidos, puede ser visto como “el político más importante del mundo” por la influencia que aún mantiene la política exterior gringa, es posible que el rango de “dirigente mundial” le quede, sin que esto signifique que sea uno bueno o, acaso, en efecto lo sea más allá de los epítetos que le cuelguen los medios capitalistas. Pero, a razón de que el habitante de la Casa Blanca no obedece designios del pueblo estadounidense (mucho menos mundial), sino de los corporativos económicos e industriales que lo financian, no queda duda que Obama ha sido elegido como Presidente mundial, pero de los monopolios. 

Se abren cuatro años donde Obama, el Nobel de la paz,  habrá de decidir si orilla al mundo a una posible tercera guerra mundial, al apoyar a Israel en sus pretensiones de invadir a Irán. De decidir si impulsa o no las nuevas redadas intervencionistas en contra de los levantamientos anti capitalistas en Europa y América Latina. Y si entrega a los corporativos energéticos, mineros y militares la facultad de hacerse de los recursos en Medio oriente y en Latinoamérica (muchas de ellas indígenas) con el pretexto de la “seguridad internacional”.

Tal vez con Romney el escenario luciría peor. Aunque ¿peor como poner al mundo al borde de una guerra nuclear? ¿Peor que maniobrar militarmente para sostener la crisis del capitalismo?

Ya se había advertido: ¿Obama O Romney? Ganara quien ganara, perdía la clase obrera estadounidense y las capas medias de ese país. Sus deudas no acabarán, sino, todo lo contrario, el rescate financiero planeado por la Casa Blanca incluye facilitar los créditos para aumentar los débitos y así, evitar la recesión económica por sobreacumulación, a costa del bolsillo de la gente.

Y más aún, ganara quien ganara, pierde el mundo. La única diferencia entre Obama y Romney se mide en unidades de tiempo. El plan está trazado: el hecho es ¿cuando comenzará la nueva crisis?

 

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s