¿Quién no quiere la paz en #Colombia?


Si Colombia logra terminar con más de 40 años de guerra interna, le cerrará el paso a la injerencia de Estados Unidos en Latinoamérica. Por eso es que existen muchas voces que no quieren la paz en ese país. Negocios o “apetitos personales”. A propósito, realicé a nombre de Oficio Rojo una entrevista al Comandante de las #FARC-EP, Marco León Calarcá, sobre las perspectivas de la guerrilla colombiana en torno a la mesa de paz que se desarrolla en La Habana, Aquí la presento como un triunfo de este ejercicio de periodismo independiente:

Alberto Buitre

La Habana, Cuba.- La paz de Colombia es la paz del Continente y frenará la embestida de Estados Unidos sobre América, responde Marco León Calarcá, comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y delegado plenipotenciario en la mesa de diálogos que la guerrilla mantiene en esta capital con el Gobierno colombiano para encontrar las vías de término a más de 40 años de conflicto armado en ese país.

El guerrillero descarta que la mesa de paz colombiana ésta se encuentre en crisis a razón de las últimas tensiones entre Bogotá y el Gobierno de Venezuela, y afirma que el camino a la pacificación no está sino en los temas de la Agenda acordada entre ambas partes.

En entrevista exclusiva, insiste en lo expresado por la Delegación de Paz de las FARC-EP en días pasados sobre la necesidad de aplazar al menos un año las elecciones legislativas y presidenciales colombianas del 2014, para que este proceso -subraya-, esté libre de “apetitos personales”.

Pregunta: La Delegación de Paz de las FARC-EP reconoció que había una crisis en los diálogos; sin embargo, lograron acordar con la Comisión del Gobierno un aplazamiento para estudiar los puntos del Foro sobre Participación Política y luego retomar la mesa. Esto parece ser un paso hacia adelante en el intento de zanjar dicha crisis. Pero, ¿cuáles son las perspectivas? ¿Son reales las posibilidades de superar este trance o existe un riesgo inminente de estallido de los diálogos?

Calarcá: La crisis se dio entre el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, acompañante de La Mesa y factor esencial del proceso y el gobierno de Juan Manuel Santos, producto de las provocaciones de este último al recibir a Henrique Capriles y anunciar su ingreso a la OTAN, no había acabado de decirlo y el militarismo del Atlántico Norte le contesto que no tenía los requisitos geográficos. Luego que el Presidente Nicolás Maduro, declaró que continuaba dando apoyo decidido a los diálogos de paz, se reinició en la fecha sin inconvenientes. En la primera reunión se acordó trabajar esa semana por separado.

El tema de la crisis es relativo, hay momentos en los cuales la discusión se torna álgida, desde las FARC-EP lo vemos como algo natural, no hay que olvidar que se enfrentan visiones contradictorias y se trata de construir acuerdos a partir de esas contradicciones. Por eso son tan útiles los insumos para la discusión aportados por la sociedad a través de los foros que se han organizado y los diferentes eventos que realizan.

Pregunta: ¿Cuales son los factores que realmente ponen, han puesto o pondrían en riesgo la pacificación?

Calarcá: Consideramos que los temas a tratar se encuentran en el Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, en su preámbulo, reglas de funcionamiento y en la agenda están los elementos para construir los caminos de la paz con justicia social, democracia y soberanía. Nuestras propuestas se ciñen a este Acuerdo y el debate lo demuestra.

Pregunta: ¿En qué forma y medida los tiempos electorales afectan el transcurso de la Mesa de La Habana y cómo es que ayudaría a ésta el aplazamiento por un año de las elecciones?

Calarcá: Hemos dicho que la paz es algo muy importante y valioso para supeditarla a los tiempos y ritmos electorales o legislativos. Como objetivo supremo de la nación va mucho más allá y por eso la propuesta, en ella todos y todas nos beneficiamos, incluso se pone término real al tiempo de La Mesa, algo en que viene insistiendo el gobierno, además la discusión puede fluir sin las injerencias de apetitos personales.

Pregunta: ¿La posibilidad de una Asamblea Constituyente es una moneda de cambio en la Mesa de diálogo?

Calarcá: La Delegación de Paz de las FARC-EP sopesa con mucho cuidado sus propuestas y las construye a partir de los aportes del pueblo y sus organizaciones. No vemos los diálogos como un negocio o práctica de mercado o plaza basados en la puja. Consideramos que la Asamblea Nacional Constituyente, ANC, es realmente la única garantía para que los acuerdos sean incluidos en las políticas de Estado y por tanto no puedan ser fácilmente desconocidos por otros gobiernos. Vemos la ANC como mecanismo de refrendación legítimo. No es ir por la constitución del 91, dicho sea de paso está irreconocible con las más de 30 reformas sufridas, sino profundizar en la parte de los derechos y garantías.

Pregunta: ¿Sigue siendo Álvaro Uribe un fantasma que amenaza la Mesa y la paz en Colombia?

Calarcá: Álvaro Uribe no es un fantasma, representa el sector de ultraderecha que no quiere terminar con el conflicto, por diferentes razones como lucrase de la guerra, mantener la corrupción y la impunidad, resistirse a cualquier cambio que afecte sus privilegios y sistema de explotación y expoliación. Sin embargo y sin menospreciar, ese sector es minoritario, aunque con bastante poder. Por eso es necesario el efectivo respaldo a La Mesa y el despliegue de la movilización popular que respalda la paz.

Pregunta: El presidente Santos no sólo habló de inscribir a Colombia en el grupo de la OTAN, sino también de inscribirla en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ¿Qué lectura tienen de estas pretensiones?

Calarcá: Es desvarío de grandeza. Atar el país al ordenamiento internacional neoliberal, donde nos imponen como papel ser proveedores de materia prima y por eso la reprimarización de la economía nacional y el extractivismo a ultranza.

Pregunta: ¿Podría ampliarme su opinión sobre la Alianza para el Pacífico y qué papel juega ésta sobre la Mesa de diálogo, sobre todo en temas como el agrario y el conflicto armado, ante la posibilidad del libre tránsito de armamento y cooperación militar entre Washington y los países que integran esta asociación?

Calarcá: Ya serios analistas lo han dicho, se trata de una nueva embestida de la Casa Blanca contra el proceso de liberación e integración de Nuestra América. Es el intento de recuperarse de la gran derrota infligida por los pueblos al ALCA, buscando otros caminos y formas para imponer la recolonización. Por eso, se apega a la verdad la afirmación que la paz en Colombia es la paz del continente

Pregunta: ¿Cual es el parte militar mientras se desarrolla la Mesa de diálogo? ¿Considera que se ha intensificado la actividad armada?

Calarcá: La confrontación continúa su desarrollo, no solo en lo militar, también en lo social y político. Los enfrentamientos siguen produciendo dolorosas bajas de lado y lado, aunque por razones lógicas, obedecer a sus propietarios, los medios solo registran las acciones de las fuerzas estatales contra la insurgencia. Es precisamente esa dinámica sangrienta que debemos detener y por eso nuestra propuesta de cese bilateral de fuego, mientras llegamos a acuerdos en La Mesa.

Los diálogos en La Habana son reconocimiento expreso de la imposibilidad, hasta ahora, del triunfo militar, ellos no han logrado derrotarnos incluso contando con las fuerzas y parafernalia bélica del Imperio y nosotros, lo reconocemos con humildad, tampoco hemos logrado derrotarlos. Por eso acordamos sentarnos a en igualdad de condiciones a buscar soluciones incruentas al conflicto.

Pregunta: En este momento del proceso ¿Cuál es el mensaje de la Delegación de paz hacia los Partidos, las organizaciones y personas que igual desean la paz en Colombia?

Calarcá: 60 años de conflicto, de violencia contra el pueblo, de asesinatos y masacres, de represión feroz, son suficientes. Basta. Concitamos la solidaridad para con el pueblo Colombiano, manifestando de todas las formas posibles el apoyo a La Mesa de Conversaciones y la exigencia que se mantenga hasta lograr su objetivo de Paz con justicia social, dignidad, democracia y soberanía.

Un comentario en “¿Quién no quiere la paz en #Colombia?

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s