Doloroso y sangriento


El discurso de Peña Nieto ante la ONU debería preocupar a los mexicanos. Primero porque su investidura es cuestionada como pocos en el plano internacional, tanto por sus deficientes capacidades discursivas, como por su carente legitimidad, debido al proceso electoral que lo llevó a la primera magistratura del país, documentada por la prensa internacional como una de las más sucias. Compra y coacción del voto, violencia política, represión, torpeza intelectual, sin olvidar el respaldo abierto –se diría, que la producción ejecutiva-, a su carrera por el principal monopolio de la comunicación en México, Televisa.

Segundo porque anunció el ingreso de México a los cuerpos de “paz” de la ONU; es decir, Peña Nieto se propone el envío de militares mexicanos a las misiones internacionales de los conocidos ‘cascos azules’, algo exclusivo de algunos países. No obstante, el mandatario aclaró que dicha iniciativa solamente corresponde a labores de carácter humanitario y de relación con la población civil, pero destacando por principio las intenciones de la burguesía nacional de participar del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Aún escrupuloso sobre la tradición mexicana de no intervencionismo en política exterior, las palabras del presidente azteca llevan como telón de fondo, no el combate, sino la participación de la iniciativa privada mexicana en la economía de guerra global.

¿Qué implicaciones tiene esto para un país militarizado y socavado por la violencia de las armas?

Los estudios más rigurosos en materia de derechos humanos y de medios de comunicación especializados, indican que se han producido más de 150 mil muertos desde la llamada ‘guerra contra el narco’ comenzada absurdamente por Felipe Calderón en el año 2006, pero de los cuales, casi 20 mil han ocurrido en el periodo de Enrique Peña Nieto. La participación de México en la economía de guerra implicaría la producción local de armamento que, sobre bases de alta corrupción económica y política, prácticamente tendría como resultado un suicidio lento, doloroso y sangriento. Sin controles legales ni morales, cualquier cantidad de armamento pesado circularía a largo plazo libremente por el país a bajo precio, debido a la eliminación de la necesidad de importación.

Claro que esto apenas es una hipótesis de las intenciones expresadas por Peña Nieto ante la ONU. Sin embargo, su verificación es algo viable debido al proceso natural de la crisis del capitalismo mexicano, cuya producción pasó del 3 al 2.5 por ciento en este año, según la CEPAL.

La economía de guerra implica la participación de los mercados en un rubro que deja hasta 500 mil millones de dólares de ganancias a las empresas. Para los Gobiernos, no solamente significa la expansión de sus monopolios, sino la generación de otros controles de su economía nacional como la creación de nuevas empresas nacionales y extranjeras en el ramo de la energía, la industria pesada, las telecomunicaciones, etc., y el abaratamiento de la mano de obra en el empleo y la subcontratación, ligado a las recientes reformas capitalistas que censuran contratos colectivos y condonan la explotación de los recursos naturales del país.

En fin, cada vez más y cada vez peor costo social, con el único fin de salvar e incrementar las ganancias del sistema económico a costa de la clase trabajadora, armada o no, en México o en el extranjero, que con el fin de sobrevivir serán partícipes de eso que Peña Nieto llamó “un paso histórico en su compromiso con la ONU”. / ALBERTO BUITRE . LA OPINIÓN http://www.laopinion.com/blogs-mexico-doloroso-y-sangriento

¿Qué opinas? Tu comentario es importante

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s