OTAN a la venganza de Charlie Hebdo


El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, acudirá a la manifestación convocada en Paris en defensa de la República y en condena por los atentados al semanario Charlie Hebdo.

La noticia habla por sí sola.

Y confieso que fui uno de quienes se alarmaron en un primer momento por el atentado a las oficinas del semanario satírico. Y lamenté –lamento-, el asesinato de sus periodistas. Fui uno de los periodistas quienes clamaron contra el crimen: #PrensaNoDisparen, dije, en parte por los propios 83 reporteros muertos en México, y en suma por cualquier trabajador de la prensa en el mundo.

Sigo creyendo que el atentado es consecuencia de la línea editorial del semanario (http://tmblr.co/ZtWkux1aA62tv). Yo no soy Charlie, pero tampoco me muestro indiferente. De hecho, hay quienes han salido en defensa de los periodistas al afirmar que los caricaturistas tenían una postura comunista; que eran amigos de Cuba y enemigos de la reacción ultranacionalista francesa.

Wolinski, Charb, Cabu, Tignous, así como otras 8 personas murieron en un ataque terrorista en la sede de Charlie Hebdo. Eran amigos de Cuba los trabajadores de Charlie-Hebdo y en múltiples ocasiones dibujaron para las asociaciones, "Cuba Linda" y "Cuba Si – Francia", los vimos en la fiesta de l’Humanité en los kioscos de Granma, Cuba Linda, Cuba Sí… Wolinski, era Presidente de Honor de Cuba Sí y formaba parte de los viajeros de solidaridad que visitan el archipiélago cubano con Cuba Linda. Les escuchamos hablar sobre Cuba y su proceso en múltiples ocasiones con respeto y admiración.  (FOTOS: Cubainformacion)
Wolinski, Charb, Cabu, Tignous, así como otras 8 personas murieron en un ataque terrorista en la sede de Charlie Hebdo. Eran amigos de Cuba los trabajadores de Charlie-Hebdo y en múltiples ocasiones dibujaron para las asociaciones, “Cuba Linda” y “Cuba Si – Francia”, los vimos en la fiesta de l’Humanité en los kioscos de Granma, Cuba Linda, Cuba Sí… Wolinski, era Presidente de Honor de Cuba Sí y formaba parte de los viajeros de solidaridad que visitan el archipiélago cubano con Cuba Linda. Les escuchamos hablar sobre Cuba y su proceso en múltiples ocasiones con respeto y admiración. (FOTOS: Cubainformacion)

Pero han salido a la luz dos hechos que me inquietan.

Primero, que la marcha del domingo es básicamente una manifestación pro OTAN

La cereza del pastel es la presencia de Poroshenko; presidente de una junta fascista, culpable de crímenes de guerra al operar el asesinato de obreros y población al este de Ucrania.

Todo lo demás es una convocatoria encabezada por Angela Merkel y seguida por Matteo Renzi, Mariano Rajoy y David Cameron, además de los jefes de gobierno de Dinamarca, Holanda, Malta, Finlandia, Luxemburgo y Portugal. Ah, y Proshenko.

La OTAN, pues.

La responsable de soltar bombas en Irak, Afganistán, Mali y Siria. La que luego de 13 años, recién a principios de enero de este 2015, se retiró de Kabul y ahora carga sus baterías contra Rusia.

Porque, seamos justos con la historia. La OTAN es la creadora de miles de rebeldes musulmanes contemporáneos que ven en la yihad la única respuesta a siglos de agresión militar.

Podremos pensar que el Estado Islámico o Al – Qaeda son creaciones de la CIA. Hay voces autorizadas que lo afirman, y frente a ellos no puedo negarlo. Uno de ellos, el embajador de Palestina en México, Munjed Saleh, quien a finales de 2014 me dijo (http://tmblr.co/ZtWkux1UQvnD2 ):

“(El Estado Islámico) es un grupo que fue formado por servicios de inteligencias para servir a intereses como unos mercenarios.”

Lo que si considero es que existen muchos jóvenes musulmanes movidos hacia el radicalismo por un sentimiento profundamente religioso y político, como lo han sido los hermanos Kouachi y Coubaly, el joven afro que secuestró un supermercado kósher el viernes 9 .

Esto no es algo que desconozcamos quienes nacimos entre mayoría católica o cristiana. Las aversiones movidas por un sentimiento religioso llegan a ser tan profundas que mueven a matar.

matan a pastor evangelico

Entonces, el juego de la CIA podría ser simple. Haría falta algo de dinero para echar a andar el odio. Lo que ocurre a continuación, ya se sabe. So pretexto de la amenaza que representa el Estado Islámico, las bombas de Estados Unidos y de la OTAN caen sobre Irak y Siria para que los países hegemónicos terminen por apoderarse de Medio Oriente y, al mismo tiempo, incrementen sus ganancias con la venta de armas. El mismo Muned Saleh me lo dijo:

“Mira qué hizo Estados Unidos. Para simplemente mandar unos aviones a bombardear al Estado Islámico hizo una coalición de 40 países, y por supuesto me imagino que Estados Unidos cobró una factura doble. Una factura de su bolsillo para su intervención y otra factura que vendió armas. Estados Unidos también está muy interesado en el comercio de las armas, y para también probar nuevas armas ¿Y qué es lo que están haciendo? Están bombardeando. Y mientras están bombardeando, este Estado Islámico ocupó una ciudad estratégica para los kurdos en Siria. Entonces, ¿donde están bombardeando? Están bombardeando y esta gente está ocupando más territorio.”

Pienso que si bien Estados Unidos y los países de la OTAN podrían estar detrás de grupos como el Estado Islámico, también son responsables del legítimo odio de los pueblos colonizados que, por vía del destino, son musulmanes. Pues si Irak o Afganistán fueran de mayoría católica, por ejemplo, estaríamos hablando que los constantes atentados a embajadas estadounidenses son obras del “extremismo católico”. El radicalismo no tiene qué ver necesariamente con la religión.

Luego le llaman terrorismo; pero ¿quién fue el primero en bañar de sangre a Mali o Argelia?

Lo segundo que me inquieta es que ni un solo gobierno indignado por lo de Charlie Hebdo y la toma de rehenes del súper mercado kosher de Dammartín-en-Goele, ha salido en defensa de los derechos de los pueblos islámicos; mucho menos, se ha pronunciado por las causas colonialistas que han exacerbado el odio.

Al contrario, se muestran empeñados en aumentar el choque entre civilizaciones.

El mismo día del ataque a Charlie Hebdo, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, expresó desde su sede en Bruselas su solidaridad con su “aliada Francia”: “Todos los aliados de la OTAN están unidos en la lucha contra el terrorismo. El terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, nunca puede ser tolerado o justificado”.

No puedo dejar de enlazar esta declaración del jefe de la OTAN con lo que esa organización aprobó en septiembre de 2014.

Reunidos en su sede de Newport, país de Gales, y aún bajo la dirección de Anders Rasmussen, los países de la OTAN aprobaron su Plan de Acción Inmediata (RAP, por sus siglas en inglés), una fuerza de intervención militar capaz de desplegarse entre tres y cinco días, vertiendo su amenaza sobre Medio Oriente, el norte de Africa (donde yacen países de mayoría islámica) y nada más y nada menos que contra Rusia.

Dijo el hoy ex secretario general de la OTAN:

“El momento de seguridad que afrontamos es más impredecible que nunca: Rusia está atacando a Ucrania y hay inestabilidad en Oriente Medio y en el norte de África. En estos turbulentos momentos, la OTAN tiene que estar preparada y poder defenderse y también a sus aliados”.

¿Serán los hechos del 7 de enero en París el pretexto para que la OTAN despliegue su plan RAP? Al menos parecen anunciarlo con su marcha de este domingo 15.

A estas alturas ya las que menos cuentan son las víctimas del ataque a Charlie Hebdo, y lo que menos se reivindican son sus ideales primigenios.

charb comunismo

Laicistas –está comprobado-, al extremo, se ha convocado a una misa en su honor. Se ha pasado de largo el perfil ideológico de sus miembros, y se ha ignorado la crítica de sus dolientes.

manifestation

Yo no creo que la masacre haya sido un montaje. Pero sí observo hechos que dan muestra de la utilización de la tragedia para justificar el asesinato de cientos de miles más en honor a la libertad de expresión.

A propósito, pienso en el filósofo –irónicamente noruego en la actual coyuntura-, Soren Kierkegaard: “La gente exige libertad de expresión para compensar la libertad de pensamiento, que prefieren evitar”.

Y así como han surgido voces musulmanas condenando los actos de violencia de ciertos grupos a nombre del Islam, como periodista me declaro en contra que se derrame más sangre en nombre de la libertad de expresión: No en mi nombre, OTAN. No en mi nombre, Charlie Hebdo.

not-my-name

#MensajeEPN y un peligroso llamado a la “paz” / #YaMeCanse


Ocurrencias y más ocurrencias;  lugares comunes, promesas, iniciativas que se diluyen como lodo ante una crisis que Enrique Peña Nieto y su gabinete no entiende ni entenderá,  mencionando además que no hubo por parte del presidente mexicano ni una sola palabra de autocritica a los errores de su administración frente al caso Ayotzinapa,  como, por ejemplo,  que ya pasaron mas de dos meses y los “resultados” de las investigaciones simplemente no existen y se publican cada vez más evidencias de la fabricación por parte de la Procuraduria General de la República (PGR) de la supuesta “quema” de los normalistas en un vado de Cocula. Ni hablar de la inconformidad de los padres y madres de las victimas y mucho menos de la creciente rabia popular -indignación mundial- contra su Gobierno. Asi, con su “pacto de justicia”, EPN se hunde más en su desahucio fallando en el diagnóstico y clamando por un México en paz a base de un mando único policíaco que en términos prácticos,  sólo federalizará la represión.  En suma, más de lo mismo, mas de más de no pasará nada, mas policía,  mas ‘iniciativas anti corrupción’ y ‘programas emergentes’, cuyo propósito es blindar las reformas privatizadoras del movimiento social que aumenta en la demanda y acerta, ese si,  en el análisis: la unica justicia posible es la renuncia de Peña Nieto.    – ALBERTO BUITRE

Cuando Ayotzinapa te alcance [@BonSportant]


Si como alegara el existencialista francés Albert Camus, todo lo que aprendí sobre moralidad y obligaciones fue gracias al fútbol, ¿qué debo esperar de este bendito deporte frente a una crisis como la de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, México?

O es que, sobre la lógica del técnico mexicano Miguel Herrera previo al partido del combinado tricolor frente a Holanda, ¿el fútbol es fútbol y no nos podemos percatar de nada más?

chicharito-hernandez
El futbolista Javier “Chicharito” Hernández manifestó con esta foto su apoyo a las manifestaciones del 20 de noviembre pasado en exigencia de justicia por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Foto: twitter

Tengo como política no esperar algo de nadie ni de nada. No lo espero de eso que se llama “fútbol mexicano”, que en sentido ontológico, es un ente sin substancia. De tal manera que, aunque lo quisiera, no podría; al menos que decidiera esperar una moral contaminada por marcas de cerveza y televisión. Eso explicaría el silencio ominoso de su comunidad frente al crimen de Estado como lo ha sido Ayotzinapa. El Estado en México es la economía de mercado y las leyes que la protegen por encima de todo lo humano.

Este sábado 22 consignaron a once presos políticos, llevados a reclusorios de máxima seguridad acusados sin proceso penal de delitos como terrorismo, tentativa de homicidio y motín, tras su participación en las protestas del pasado 20, #AccionGlobalPorAyotzinapa. La mayoría estudiantes, uno de ellos chileno, doctorante en Letras por la UNAM.

El fútbol se juega dentro y fuera de la cancha. Su poder salta la línea de cal y se diluye en las calles donde tiene lugar la vida misma. Se involucra con ella, trabaja y sufre el obrero ataviado con la 14 del Chicharito, golpea la lata vacía emulando el gol bañado de la gloria que la jornada le niega.

El fútbol es, pues, un arma poderosa porque apunta al alma. Por eso la mercadotecnia se pelea sus espacios; es la naranja mecánica, la aguja hipodermica, un plátano pelado, un negocio seguro. Mussolini miro en la Lazio una vía al fascismo, y el club Corinthians una consigna contra la dictadura militar. Lo entendió en el #20novMX Chicharito Hernandez. Su foto encapuchado, siendo uno mas a la distancia entre quienes quemaban la efigie de Enrique Peña Nieto.

Esto es fútbol, juego de mujeres y hombres, nada humano le es ajeno. Así también lo hubiera dicho el poeta Terencio. Mucho menos lo político, siendo los humanos -como dijo otro griego, Aristóteles-, animales políticos por naturaleza.

Ayotzinapa no puede quedar como algo aparte a este deporte. El sistema culpable del crimen es el mismo que administra las posibilidades legales y comerciales del “fútbol mexicano” y de todos los deportes en el país. No se debe olvidar, además, que en los ataques de los policías municipales de Iguala en la noche del 26 de septiembre, fueron asesinados también tres futbolistas del equipo Avispones de Chilpancingo. Sobre ello la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) se ha callado como es su costumbre miserable ¿Que hubiera sido si los deportistas acribillados pertenecieran a la primera división? Posiblemente a la FMF se le dificultaría más callarse.

Hinchas del club Pumas de la UNAM despliegan mantas de apoyo a la busqueda de justicia por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Foto: Bonsportant
Hinchas del club Pumas de la UNAM despliegan mantas de apoyo a la busqueda de justicia por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Foto: Bonsportant

Es cierto que hechos son hechos. Como hecho es que, más allá de las voces levantadas por la afición en Holanda o en México (durante el encuentro de semifinales entre Mineros de Zacatecas y Necaxa, hinchas zacatecanos desplegaron una manta por los 43, la cual fue destruida por la seguridad privada del estadio Francisco Villa), de algunos periodistas deportivos, algunos futbolistas como Javier Hernández o el defensa de Queretaro, Yasser Corona, o la tímida recomposición de Miguel Herrera, el “fútbol mexicano” ha preferido taparse los ojos. O incluso, atacar las manifestaciones de indignación. Así, la pusilánime FMF multó al club León con más de 20 mil pesos debido a que su barra oficial “Los de arriba” desplegará cartelones exigiendo la aparición de los normalistas y consignando “Gobierno asesino”. Una actitud temeraria e ignorante por parte de quienes lucran con este juego, pues de lo que de Ayotzinapa resulte, afectará el devenir del deporte, si de lo que se trata es de cambiar al Estado criminal, bajo el cual se administran los negocios del fútbol. Todo se les vendrá abajo. – ALBERTO BUITRE / BONSPORTANT http://www.bonsportant.com/cuando-ayotzinapa-te-alcance/

Ayotzinapa: El Mexico destinado a caer


México es una dictadura porque ejerce el terror como política.

Ya vamos para dos meses en los cuales el Gobierno del país no ha rendido cuentas fehacientes sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, pero Enrique Peña Nieto ya salió a declarar la guerra a los que piden su renuncia, diciendo que no dudará en usar la fuerzas represivas del Gobierno contra los “actos orquestados de desestabilización”.

Dos meses y las pruebas que suponen la incineración de los normalistas se diluyen como la moral del procurador Murillo Karam.

Dos meses y todo empeora.

Este sábado 15, un agente de la Policía Judicial del Distrito Federal, disparó su arma contra un estudiante de la UNAM. Testigos confirman que elementos del gobierno del DF espiaban a las organizaciones que confuyen en el Auditorio Che Guevara de la Facultad de Filosofía y Letras, cuando alumnos confrontaron y persiguieron a los policías. Retuvieron un vehículo oficial que después quemaron.

La respuesta de la autoridad capitalina fue mandar cientos de ganaderos a la Ciudad Universitaria, armados con cascos, toletes y chalecos anti balas, violando la autonomía de la institución.

¿Quae hacían judiciales espiando a los universitarios?

¿Por que el Estado mexicano se empeña en sembrar violencia?

¿Por que contra los estudiantes?

Quizá porque son el germen de la victoria; una avalancha de ideas revolucionarias que amenazan con arrasar al viejo Estado burgués.

Se equivocó Francis Fukuyama con México, y su teoría del fin de la historia. El liberalismo esta siendo derrotado en el terreno de los hechos, y se gesta en el país una nueva lucha de clases. Seguir leyendo “Ayotzinapa: El Mexico destinado a caer”

“Sé tu mismo”


¿Es neta? Si soy yo el mismo pendejo que se metió en este problema.

¿Por qué insisten los demás en que sea “yo mismo” si está claro que por serlo, es que quiero ser alguien más.

Quiero ser aquel tipo que tiene el trabajo de sus sueños; que se levanta al mediodía a comer hotcakes con jamón; que fuma sin toser y canta Il Pagliaci en todos sus tonos mientras, casual, encuentran otra narcofosa.

El indiferente.

El extranjero.

“Sé tu mismo”.

Por qué si estoy insatisfecho con mi empleo, con mi familia, con mi auto, con mis pulmones tan fuertes como la piel de una ciruela, con mi asombrosa capacidad de ahuyentar el amor, con los amigos que nunca veo, con mi pésima reputación crediticia, mi sociopatía  y con la curvatura de mi pene… ¿por qué insisten?

Ser yo mismo es el problema. Ser yo mismo me trajo hasta el lugar que nunca quise.

Por qué no mejor decir: “Mira viejo, ¿por qué no imitas a Anastasio? Mira qué ropa, qué carrazo, qué sueldazo, cuanto conformismo, mira qué amigos, cuanta paz interior. Esa vida sí que te conviene”.

¿No sería más sensato imitar a aquel que siempre quisimos ser? Aunque tal sujeto sólo exista en nuestra mente.

Ayotzinapa: Ha de ser culpa de sus madres


“Si mi renuncia resuelve el caso, no tengo inconveniente”, dijo el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre.

Lo dijo al respecto de la masacre de 8 estudiantes y 47 desaparecidos, 28 de los cuales podrían ser los cadáveres encontrados en las fosas clandestinas de Palo Blanco, municipio de Iguala, donde ocurrió el crimen la madrugada del 27 de septiembre.

Pero para qué se molesta el gobernador.

Menos mal aclara que no le inconvendría renunciar.

Cuando sepa que merecería ser defenestrado y encarcelado por su responsabilidad en el crímen, esperemos lo siga tomando de la mejor manera.

Aunque quizá este acostumbrado.

Tomó el poder de Guerrero por primera vez de 1996 a 1999 en sustitución de su padrino político, el atroz Rubén Figueroa Alcocer. Desde ahí lo encubrió por su responsabilidad en la matanza de 17 campesinos en el vado de Aguas Blancas, Coyuca de Benítez, el 28 de junio de 1995.

Luego salió del PRI y se fue al PRD.

De la mano de ‘Los Chuchos’ Jesús Zambrano, Jesús Ortega y el actual presidente perredista, Carlos Navarrete, se hizo de la candidatura al gobierno de Guerrero.

Y llegó.

Gracias también –que no se olvide-, al apoyo que le brindaron Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador.
Hoy AMLO quiere desentenderse de su responsabilidad por la actuación de Aguirre. Pero los guerrerenses tienen memoria.

Cómo olvidar aquel sentido abrazo que el hoy líder de Morena le dio al oscuro gobernante en la costa chica durante su campaña electoral. O de sus desayunos en Acapulco.

La llamada izquierda mexicana está manchada con la sangre de los estudiantes de Ayotzinapa.

También de los 13 luchadores sociales asesinados en Guerrero durante el 2013. Entre ellos, cinco militantes del Partido Comunista de México, incluido su líder en la entidad, Raymundo Velázquez. Perseguidos, torturados y calcinados en Coyuca, sin que hoy se deslinden culpables. Y qué hay de la dirigente de la Organización de Campesinos de la Sierra Sur, Rocío Mesino, acribillada a mansalva frente a su familia en Atoyac de Álvarez.

Pero dice el gobierno de Guerrero que fue el narco, que no han sido crímenes de Estado.

En contraste, el presidente de la Red Guerrerense de Derechos Humanos, Manuel Olivares, ha denunciado que en Guerrero se utiliza a la delincuencia organizada para liquidar luchadores sociales.

Quizá por eso Aguirre se encuentre tan despreocupado. Durmiendo y comiendo como si Guerrero no se estuviera bañando en sangre y horror.

A fin de cuentas que no es su culpa, dice.

Que tampoco es de su amigo Enrique Peña Nieto.

Ni de AMLO, ni del PRD.

Ni de nadie.

Ha de ser culpa de sus madres que los parieron.

Las de los estudiantes. Que al mundo trajeron muchachos con el pecado imperdonable de nacer pobres y estudiar en Ayotzinapa para acabar con las injusticias cometidas en México por gente como Ángel Aguirre. – ALBERTO BUITRE