La cama sucia


ALBERTO BUITRE.- Pasaron diez años antes que lo volviera a ver. Tenía 18, y el embarazo le cayó por sorpresa. Era inocente. Apenas llegaba a la ciudad. Él, siete años mayor, aprovechó su candidez recientemente puesta sobre la capital a la que por primera vez visitaba y en la que, sin saberlo, se quedaría a …