La elección de los alcaldes tuertos


Un PRI fracturado y confundido; la alianza entre el PAN y el PRD hechos más dos (y hasta tres o cuatro) que uno; y el PT y Convergencia que en casos emblemáticos desaprovecha la oportunidad de representar “algo diferente”, con eso arrancan ya las campañas municipales en Hidalgo.

En una elección sui generis en diversos sentidos, cuando los partidos coaligados son rivales en más de cinco municipios, haciendo que los ayuntamientos sean disputados, en unos, por dos o tres opciones, y en otros hasta por cinco.

Así las cosas. Y luego quieren pintar que la democracia está conquistada en México. Por lo menos en Hidalgo es una escalera con pocas tablas formadas.

No obstante, estas elecciones son unas de las más importantes en los últimos periodos; es, quizá, la más trascendente para la localidad después de la gubernamental. Los alcaldes que se elijan, acompañarán toda la gestión del gobernador Francisco Olvera durante los cuatro años con siete meses que durarán. Así, por ejemplo, de refrendar la oposición su triunfo en la capital Pachuca, su candidata, Gloria Romero, estaría contrastando las labores del mandatario, ex alcalde de esta ciudad y perdedor electoral en la misma en los comicios que lo han llevado a la primera magistratura hidalguense, en un ejercicio de contraposición de fuerzas para mal del régimen y para bien de la construcción democrática estatal.

Gracia de la reforma para el empate electoral, que ha modificado el tiempo de la actual administración pública, entrando Hidalgo al 2012 sin más preocupación que definir el rumbo de la nación en la elección de Presidente y Cámaras.

Y mientras tanto, a elegir alcaldes; lo cual en estos tiempos de corrupción ética de la política y fachadas criminales, no resulta una virtud si se revisan las biografías de muchos de los candidatos. Como versa el dicho ibérco: “A pueblo muerto, alcalde tuerto” ¿Será nuestro caso?

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “La elección de los alcaldes tuertos”

Ecatepec is on my mind


Fui registrado en Texcoco y pasé mi primera infancia en Ecatepec. Mis padres, entonces nóveles profesores, lidiaban entre su trabajo, los chimecos y el pesado tráfico del lugar que, a la postre, se convertiría en el municipio más poblado de México, con una población mayor a la de Estados como Colima y Tlaxcala. Por eso ayer volví a esa tierra. El asunto político me llevó; podría decir, que mi último cartucho de esperanza en la Nación. Sobre el templete, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas Rodríguez y Marcelo Ebrard. No se veían juntos, sobre todo los dos primeros, desde el 2006. ¿Es posible volver a creer en la unidad de la izquierda partidaria mexicana? El columnista de La Jornada, Julio Hernández, asegura que aquello fue una escenografía sin fondo; yo, que conozco a sus masas, sí me atrevo a creer. Al fin y al cabo, es lo último que me queda.

Así comenzó este lunes la contienda por la gubernatura del Estado de México. Por un lado, Eruviel Ávila, del PRI, arrancó con un evento nocturno al más puro estilo del viejo dinosaurio. Bajo las luces de los cuetes, el sonido y sus brigadistas pagados, el abanderado fue rodeado para esta elección que, más bien, es el inicio de la precampaña de su patrón Enrique Peña Nieto al 2012. Le siguen, además, las encuetas de los periódicos, canales y emisoras más grandes del país, quienes afirman que el priísta lleva una ventaja de más de veinte puntos por encima de Alejandro Encinas, del PRD. Más, por supuesto, sabiendo de donde sale el dinero que paga tales sondeos, poco se les cree. Parafraseando a Ghandi: “Los medios impuros desembocan en fines impuros”.

Ya no es el tiempo de la aguja hipodérmica. Es cierto que, ya por morbo o costumbre, solemos prender la televisión para mirar el noticiario de Televisa; pero, eso no significa que les creamos. Uno de los casos más paradigmáticos que conozco al respecto, sucede con el periódico El Sol Hidalgo. Cierto, la ciudadanía lo compra mucho, pero al mismo tiempo no consume “su verdad”. Y así una larga lista local y nacional. En pocas palabras, la gente no es pendeja. Quien piense lo contrario, es posible que esté proyectando su personalísima frustración. Esa es la primera gran noticia a favor de quienes queremos que en el Estado de México las cosas cambien y cambien para bien. Ecatepec es la punta de lanza. Para lo demás, habrá que apostarle al tiempo, a la voluntad y a la alegría. Empezando por mí.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “Ecatepec is on my mind”

México, un grito a tiempo


El mundo debe saber que México es una República moribunda, herida, que sangra por todos lados. Pero también que aquí existe una inmensa mayoría que “estamos hasta la madre” de la violencia que, en general, es la consecuencia de casi un siglo de degradación política y cultural.

Aquí, las balas del narcotráfico se combaten con otras balas federales, y en medio, en tanto, nosotros luchamos para que no nos termine de llevar la chingada. Por eso, la segunda marcha por la paz y contra la “guerra” (perdida) del Gobierno Federal hacia el crimen organizado convocada por el poeta Javier Sicilia, llama a reconocer que estamos ante la última oportunidad de salvar la Nación. Porque todos los días nos matan a los vecinos, a la familia, al camarada. Porque cada día nos matan, y al Presidente parece valerle madre. De modo que si algo se ha de lograr para parar la masacre, será posible desde la voz harta de la ciudadanía. Y que sobre el tema, de por sí jodido, se están diciendo muchas mentiras con tal de tener al Ejército en las calles. Y que sobre la estupidez, el radicalismo. Porque el activismo que ha cubierto esta causa justa y necesaria le ha advertido al Gobierno que si no para de inmediato el derramamiento de sangre, producido en buena medida por la impunidad y corrupción con la que actúa el sistema judicial y militar, habrá resistencia civil, y de por medio, la caída de Felipe Calderón.

Por la paz, habrá muy pocos que no apuesten en México. Los abuelos miran sorprendidos la degradación de los esquemas sociales y culturales que se dieron por sentados en el siglo XX. Pero la tierra se revolvió y brotaron frutos amargos. Ahora ellos son los primeros en preguntarse ¿Qué carajo le pasó al país?

Hay días de miedo y frustración. De pronto, una noche tranquila puede ser cubierta de fuego. Si acaso sólo nos tiene aquí el patriotismo. Si acaso la esperanza…

Pero, ¿esperanza? ¿¡Esperanza!? ¿Quién tiene esperanza en el fondo de ésta nación carcomida? Javier Sicilia, tal vez. Mi corazón, los recuerdos… Pero vuelvo la cara a la calle, y ahí la realidad me golpea. Cunde la miseria. Nos agobia la desesperación. La vida se diluye en un plato de sopa que fue comprado a cambio de la dignidad. Y ahí queda mi esperanza. Tendida en la banqueta junto al cuerpo humillado de una víctima y en los ojos perplejos de los hijos. Ese es ahora mi País. Y si este movimiento por la paz no es capaz de recuperarlo, entonces, sí, no lo ha de salvar ni la esperanza.

albertobuitre@myopera.com

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “México, un grito a tiempo”

¿A quién sirve el SME?


El problema con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) es que ellos mismos se han encargado de tirar por la borda casi todo el capital simbólico y político que habían generado desde el inicio de su resistencia contra la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC). Entonces la opinión pública tenía perfectamente identificado que el Gobierno Federal actúo con dolo para, en una noche, dejar sin empleo a más de 40 mil trabajadores y trabajadoras con el propósito de adueñarse de la fibra óptica subterránea administrada por las y los electricistas y privatizarla para beneficio de sus empresas aliadas. Hasta ahí toda protesta cabía en la dignificación de una causa justa y legítima, amén de las pifias de líderes como el hidalguense Martín Esparza quien permanece aliado electoral y políticamente al PRI, mientras abajo yacen miles de familias que de pronto se quedaron sin pan en la mesa.

Así, las protestas de este lunes 11 – dijeron los líderes del SME-, tuvieron el propósito de recuperar las instalaciones de la extinta LyFC que, se supone, siguen bajo resguardo de la Policía Federal desde octubre del 2009. Pero el objetivo fracasó desde temprano la mañana con más de 300 trabajadores que arribaron a la avenida Marina Nacional, sede de la ex compañía. Incendiaron tres automóviles y obligaron el desalojo de vecinos y oficinistas aledaños por riesgo de intoxicación, en tanto no permitían a los bomberos apagar el fuego.

A razón del operativo de granaderos y observando el descontrol del plan, el SME optó por marchar hacia el Zócalo en donde también fueron intervenidos por la Policía del DF que los dispersó con bombas lacrimógenas cuyo gas también afectó a civiles, desatando una trifulca en la que fueron agredidos fotógrafos y reporteros. Observando aquello, la mayoría de los medios de comunicación ni siquiera fueron capaces de informar por qué el SME se manifestaba, dieron por sentado el vandalismo y acudieron a la editorialización ciega de los sucesos.

En tanto, el escenario de radicalización sin sentido del SME apaga otros fuegos calderonistas como la protesta nacional contra la violencia encabezada por el poeta Javier Sicilia,la reunificación de la izquierda electoral en el Estado de México y la criminal reforma laboral. Así que, con todo esto ¿quién vuelve a ganar? Porque lo que ocurrió este lunes no fue casualidad.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “¿A quién sirve el SME?”

La virtud de Granados Chapa


Escuché decir al comunicador José Carreño Carlón en su programa “Agenda Pública” que el periodista Miguel Ángel Granados Chapa usa argumentos a conveniencia para juzgar la confrontación entre Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego contra Carlos Slim. Por supuesto los juicios del ex vocero de Carlos Salinas de Gortari vertidos en el canal Foro tv de Televisa obedecen a los intereses de la casa mediática que lo acoge. Pienso, aún más, que la postura de Carreño es la misma adoptada en protección del aparato oligárquico que defiende. En ese sentido no se le podría negar que es congruente con su mercenarismo; sin embargo, me sigue sorprendiendo la capacidad que tiene su cinismo para crecer como pretexto de la ignorancia.

A propósito del anuncio de MVS para ofrecer banda ancha de internet en mayor proporción de la oferta tradicional en algo que las y los analistas han bautizado como el “efecto Dish” porque replica la intromisión de Slim en la dominación de Sky-Televisa en el mercado de la televisión privada, Carreño Carlón dijo: “Al parecer hay alianzas que son buenas y hay alianzas que son malas”, aduciendo las criticas de Granados Chapa a la fusión Azcárraga-Salinas, infiriendo a la audiencia que quienes están contra el duopolio es porque están con Slim o con MVS o con ambos, y, en consecuencia, son parciales. Mentira.

O es que lo que molesta realmente a Televisa, en la voz ocasional empleada de Carreño Carlón, es que el tiempo y la verdad -que cae por su propio peso-, le han dado la razón Granados Chapa sobre la compra de Iusacell por parte de Televisa, lo cual, en febrero, le valió ser atacado groseramente por otros mercenarios televisos como Carlos Marín del diario Milenio.

Bastaría con asomarse a Twitter para admirar el reconocimiento de la opinión pública a la razón de Granados Chapa en el caso, que el jueves se convirtió en Trend Topic en México, como también ha sido la insolencia del Acuerdo para cobertura informativa de la violencia impulsada por Televisa y sus aliados.

En resumen, pienso que si algo ha resultado de la controversia es la muestra del dicho: “La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse”, que refuerza la sólida trayectoria de Miguel Ángel Granados Chapa frente a la vileza de Azcárraga y Ricardo Salinas.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “La virtud de Granados Chapa”

Estamos hasta la madre de Calderón


¿Quién puede negar que las movilizaciones contra la violencia ocurridas en los 32 estados de México este miércoles, llevaron  sin cortapisas la demanda de renuncia de Felpe Calderón a la presidencia del país?

Participé, junto a amigos, amigas, camaradas todos y todas, en la movilización de Pachuca, convocada centralmente por la Academia Hidalguense de Derechos Humanos y a la cual, para fortuna del evento, se fueron sumando otros esfuerzos particulares que igualmente organizaron la réplica solidaria con la marcha y el poeta Javier Sicilia que tuvo su epicentro en Cuernavaca, Morelos.

Por cada persona que tomó el micrófono, a nombre de una asociación o de sí misma, se daba cuenta de las problemáticas sociales, culturales, políticas y económicas que aquejan al país y que han sido tocadas por la violencia detonada por la “guerra” de Calderón contra el narcotráfico.  Culturales, sindicales, académicas, periodísticas, juveniles, feministas, activistas, sexogenéricas, cada cual, algunas más distantes entre sí que otras, pero todas salpicadas sin diferencia con la sangre derramada por los más de 35 mil muertos, más de 9 mil sin identificar, y más de 5 mil desaparecidos que han sido daños de esta campaña estúpida del Gobierno mexicano.

Recientemente, el gobernador del Banco de México y ex secretario de Hacienda federal, Agustín Carstens, reconoció que la violencia sí está frenando las inversiones en el país. Prueba de ello es  Acapulco, el puerto que de forma histórica potencializó el mercado turístico mexicano,  que ha sido vedado por el gobierno de Estados Unidos a sus ciudadanos, mientras el martes pasado un comando armado quemó varios centros comerciales de la ciudad,  como parte del choque entre narcotraficantes que se ha alargado desde el 2008. ¿Cuántas personas han perdido su trabajo derivado de ello?

De modo que la convocatoria para decir “¡Estamos hasta la madre!”, también nos llevó a exigir la abdicación de quien ostenta la Presidencia de México, principal responsable de la crueldad que la ciudadanía sufre desde la Baja California hasta el Caribe. Creo que la consiga tiene todo el sentido. Hago mía la causa y también creo que la recomposición nacional pasa por la renuncia de Felipe Calderón, seguido de un justo juicio político. La razón es sencilla,  en palabras de Sicilia:

“Estamos hasta la madre de ustedes, políticos (…), porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación”

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “Estamos hasta la madre de Calderón”