Cruzada por Bin Laden y Juan Pablo II


Ahora mismo el mundo es testigo de una cruzada mediática para proteger al imperialismo internacional. Desde los núcleos más prolijos del establishment occidental, se atiborran los diarios, la televisión y la radio de coberturas sobre la presunta muerte de Osama Bin Laden, por un lado, y por otro, la beatificación de Juan Pablo II. No obstante, frente al juego maniqueo de los medios que otorgan amplísimos espacios de su espectro a difundir tales hechos, valiéndose de interminables enlaces con corresponsales, mesas de debate y recuentos videográficos, las redes sociales –una vez y tal parece que para siempre-, han sido decisivas en el contraflujo informativo.

Aún no había salido el presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, a ratificar el presunto asesinato del terrorista Osama Bin Laden, cuando se difundieron los nombres de los responsables de la filtración del operativo militar en Abbottabad, Pakistán que diera con el líder de Al – Qaeda.

El primero de ellos fue el pakistaní Sohaib Athar, quien a través de su cuenta en Twiter @ReallyVirtual, relató por la madrugada de antier los bombardeos y sobrevuelos de helicópteros estadounidenses sobre la casa de seguridad de Bin Laden. Convirtiéndose en una fuente de primer nivel, Athar contradijo las versiones oficiales de Washington sobre la pulcritud de su aventura. El twittero publicó: “Por cierto, Barack Obama dijo en su alocución de ayer, que no hubo víctimas ni civiles ni militares. Ahora resulta que sabemos que murieron por lo menos cinco personas que acompañaban a Bin Laden, y que ‘fuego enemigo’ tumbó un helicóptero. ¿Entonces?”

La segunda filtración provino del jefe de personal del ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld, Keth Urbahn quien escribió “Me ha dicho una persona de renombre que han matado a Osama Bin Laden. Coño”. De modo que las cadenas televisivas en Estados Unidos y el mundo comenzaron a especular sobre el asunto y a llamar a sus fuentes quienes, por su parte, aceptaron estar en la vía del suceso, mucho antes que se diera el anuncio oficial por parte del Presidente Obama.

Así mismo el massmedia juega un papel determinante en ocultar las verdades detrás de la beatificación de Juan Pablo II, la cual comenzó a ser duramente criticada en redes sociales, gracias a la voz de teólogos y activistas católicos que pintaron al Papa de un oscuro color púrpura por casos como su protección al pederasta y sacerdote, Marcial Maciel.

Twitter: @albertobuitre
Sigue leyendo “Cruzada por Bin Laden y Juan Pablo II”

Un perro japonés


En medio del desastre japonés, la amenaza nuclear y el debate mundial sobre si se habrá de creer en los esfuerzos informativos del gobierno oriental sobre lo que realmente sucede en el núcleo de la hecatombe, la televisión japonesa ha divulgado la conmovedora historia de un perro que ayuda a un compañero herido después del terremoto y el tsunami.

Los portales en internet y algunos noticiarios de televisión destacan la historia de este animal al que se le ve en video tratando de llamar la atención de las personas, para que lo ayuden a salvar a su compañero, que no consigue levantarse. El perro no lo deja ni un momento, incluso lo acaricia para aliviar su dolor. “La televisión japonesa anunció que ambos han sido rescatados y salvados”, se podía leer al respecto en las notas periodísticas, como algo a trascender en medio de la crisis.

Emile Cioran explicó que los animales –que viven todos de sus propios esfuerzos-, no conocen la miseria pues desconocen la jerarquía y la explotación. He ahí que la conmovedora historia del perro japonés cale en lo hondo del alma transgredida por deseos miserables. ¿Es acaso de real interés destacar la “humanidad” de un perro para salvar a un compañero de la muerte inminente? ¿Por qué no se han transmitido sucesos de conmiseración similar sobre personas? Lo único que se sabe es de la ansiedad de cada cual por largarse de la destrucción cuanto antes, y no es para menos.

Además, curiosamente, una de las vías de movilización y escape de las y los japoneses en la zona de desastre es la bicicleta, único medio de transporte efectivo en medio de trozos de metal, cemento y sustancias tóxicas, cuando los automóviles han sido tragados por la tierra. Y es de llamar la atención pues se trata de un juguete también, del más infantil de los utensilios de poder, lo que transporta la vida cotidiana –si es que existe actualmente alguna-, del pueblo devastado.

Al parecer las tragedias son sucesos que fuerzan la humanización. De entre ellas se rescatan algunos ejemplos simples que devuelvan vida a la memoria. ¿Por qué esperar a que se sacuda la tierra? Historias como las del perro japonés ocurren todos los días; todos los días millones andan en bicicletas; pero por alguna razón escapan al lente humano que, no obstante, al borde del caos sigue buscando pretextos para vivir.

Twitter: @albertobuitre
Sigue leyendo “Un perro japonés”