La elección de los alcaldes tuertos


Un PRI fracturado y confundido; la alianza entre el PAN y el PRD hechos más dos (y hasta tres o cuatro) que uno; y el PT y Convergencia que en casos emblemáticos desaprovecha la oportunidad de representar “algo diferente”, con eso arrancan ya las campañas municipales en Hidalgo.

En una elección sui generis en diversos sentidos, cuando los partidos coaligados son rivales en más de cinco municipios, haciendo que los ayuntamientos sean disputados, en unos, por dos o tres opciones, y en otros hasta por cinco.

Así las cosas. Y luego quieren pintar que la democracia está conquistada en México. Por lo menos en Hidalgo es una escalera con pocas tablas formadas.

No obstante, estas elecciones son unas de las más importantes en los últimos periodos; es, quizá, la más trascendente para la localidad después de la gubernamental. Los alcaldes que se elijan, acompañarán toda la gestión del gobernador Francisco Olvera durante los cuatro años con siete meses que durarán. Así, por ejemplo, de refrendar la oposición su triunfo en la capital Pachuca, su candidata, Gloria Romero, estaría contrastando las labores del mandatario, ex alcalde de esta ciudad y perdedor electoral en la misma en los comicios que lo han llevado a la primera magistratura hidalguense, en un ejercicio de contraposición de fuerzas para mal del régimen y para bien de la construcción democrática estatal.

Gracia de la reforma para el empate electoral, que ha modificado el tiempo de la actual administración pública, entrando Hidalgo al 2012 sin más preocupación que definir el rumbo de la nación en la elección de Presidente y Cámaras.

Y mientras tanto, a elegir alcaldes; lo cual en estos tiempos de corrupción ética de la política y fachadas criminales, no resulta una virtud si se revisan las biografías de muchos de los candidatos. Como versa el dicho ibérco: “A pueblo muerto, alcalde tuerto” ¿Será nuestro caso?

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “La elección de los alcaldes tuertos”

El fraudulento Instituto Electoral de Hidalgo


El Instituto Estatal Electoral de Hidalgo no es un organismo confiable. Su conformación está supeditada a los más profundos intereses del Gobierno local, y de ahí mismo parte la designación de su presidente y consejeros.

Daniel Rolando Jiménez Rojo, titular de la institución, quedó en el cargo gracias al favor que le otorgara el ex mandatario Miguel Ángel Osorio Chong. Y no en balde. Desde el principio de su carrera política colaboró con el PRI en tareas electorales y luego en la administración de los gobiernos priístas en diferentes cargos. Y ahora, conduciendo la administración del Instituto Electoral, se han acomodado consejeros y funcionarios adscritos al régimen.

La intentona de colocar a Nancy Pérez Velasco en la Coordinación Ejecutiva de Administración y Servicio Profesional del IEE, es el último ejemplo de ello.

Gracias a la denuncia de los consejeros del PAN y del PRD, se descubrió que Pérez Velasco es hija de Pablo Pérez Martínez, actual subsecretario de Planeación de Administración y Finanzas de la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPH) y, además, hermana de Pablo Pérez Velasco, director de Administración y Recursos Materiales y Financieros de la Secretaría de Salud (SSH).

Pérez Velasco estaba propuesta para manejar ni más ni menos que las finanzas del instituto y la relación del personal acreditado a trabajar en el IEE.

Pero el PRI y la presidencia del Instituto fracasaron.

Vale la pena recordar la nota del diario Reforma del 29 de junio del 2010, donde se daba cuanta que cuatro de los cinco consejeros electorales en Hidalgo “tienen antecedentes como priistas”.

Así se expuso:

“El presidente del Instituto Estatal electoral de Hidalgo (IEEH) Daniel Jiménez Rojo ha sido funcionario de la Secretaria de Finanzas, el Programa de Agua Potable, de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas y del Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

“El consejero Enrique Vieyra Alamilla es hijo del líder priista César Vieyra. Su hermana Marcela es candidata a diputada local por el tricolor. Antes de llegar al Instituto se desempeño como abogado en notarias públicas.

“Guillermo Mejía Ángeles fue secretario de particular del Alcalde priista de Pachuca, Juan Manuel Sepúlveda.

“En 1986, María de Jesús Hernández obtuvo del gobernador priista Guillermo Rosell de la Lama una notaría pública. En noviembre de 2006 se convirtió en consejera electoral.

“El consejero José Alejandro de Jesús Fosado ha sido secretario general, diputado local y regidor del PAN.”

Además, durante la elección a la gubernatura del 2010, el IEEH saboteó las labores de observación electoral independiente. No publicó el encarte de la ubicación de las casillas, por lo que los votantes tuvieron problemas para ubicar la que les correspondía. Y no verificó, pese a las denuncias comprobadas, que en casa de un funcionario del mismo Instituto en Tepatepec, se almacenaron materiales y despensas que fueron entregadas a la gente a cambio de que votaran por el PRI.

Ahí el árbitro que conducirá las elecciones municipales.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “El fraudulento Instituto Electoral de Hidalgo”

PT y Natividad al filo del pragmatismo


Están a un solo paso de terminar por tirar por la borda lo construido hasta el momento. En el 2009, el Partido del Trabajo en Hidalgo sorprendió al candidatear a perfiles eminentemente ciudadanos y de organizaciones sociales al Congreso. Más, en la coyuntura por hacerse de las alcaldías en las elecciones municipales de este 2011, el PT, que junto a Convergencia conforman la alianza “Poder con rumbo”, está cayendo en el pragmatismo, por decir lo menos.

Me extraña porque el petismo hidalguense no tiene necesidad de vilipendiar el prestigio que a puños y presiones se han ganado, tratando de conformar estructura política desde la formación ideológica de bases. Me consta.

Y ahora, quizá en la urgencia de hacer crecer su capital frente a las elecciones presidenciales del 2012 o de potenciar aún más el camino andado, barajan en su interior la posibilidad que Natividad Castrejón Valdéz sea su abanderado a la presidencia municipal de Pachuca. Si lo concretan, no sólo cometerían un equívoco histórico sino entrarían en un callejón oscuro donde estarían en riesgo de ser atracados por el mismo adversario a quien dicen combatir.

Pienso que suficiente ya tienen al haber postulado a Víctor Rodríguez Gaona por Mineral de la Reforma. Un personaje de las filias del cacique de la UAEH, priísta de cepa y fundador del Grupo Universidad, Gerardo Sosa Castelán. Siendo dirigente juvenil del PRI, saltó al PRD de la mano de otro afamado ex priísta, José Guadarrama Márquez, y ahora hecho candidato petista sin la necesidad de haber renunciado al sol azteca, de donde es -¿o era?-, también dirigente juvenil.

Lo mismo en Ixmiquilpan. Ahí regalaron sus colores a un oscuro, extraño y confesional Pascual Charrez, dirigente de la Sociedad Integral de Organización Nacional (SION), aún formalmente adscrito al PAN. Seguir leyendo “PT y Natividad al filo del pragmatismo”

Tonatiuh


En muy pocas ocasiones se observan trabajos de alto valor cultural e intelectual como el desarrollado por el maestro Tonatiuh Herrera Gutiérrez. Y no me refiero solamente a la publicación de su más reciente libro “Los perros del mundo” (Gobierno del Estado de Hidalgo, México, 2010) –que de por sí vale amplios comentarios en un espacio mucho mayor al de una columna-. Me refiero, más bien, a su trayectoria. Imprescindible para conocer la vasta riqueza de una ciudad como Pachuca, única en su tipo en México, y que pocos como Tonatiuh conocen tan profundamente.

Lo conocí en el 2006 en el fragor de la pugna democrática por el cambio en México. Antes, mi referencia como reportero ligaba su nombre siempre a su desempeño como promotor cultural. Cuando por fin lo traté, supe que estaba ante un profuso intelectual. Y casi de inmediato, descubrí que su ejemplo quijotesco, también se plasmaba en lo político. Literalmente.

Sobre Tonatiuh se pueden afirmar dos cosas: su compromiso social y su rigor ético e intelectual. Esto le ha convencido que siempre ha habido injusticias en el mundo y siempre defensores de las causas a favor de las mayorías. Él mismo es uno de ellos. Lo ha demostrado desde niño como asistente a las actividades del Partido Comunista y ya después incorporado a las filas del PSUM, del PMS y del PRD.

Su trabajo académico y de investigación, lo ha dirigido a fundamentar las demandas y herramientas para la lucha social. Nació el 22 de marzo de 1968 en Actopan, Hidalgo. Es licenciado en economía por la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa y egresó de la maestría en esa misma ciencia por el Colegio de México,

Antes de “Los Perros del Mundo”, su pensamiento sobre Pachuca se plasmó en el libro “Del origen al abandono. Historia del primer plano de desarrollo de la Ciudad de Pachuca”, del cual es coautor. Ha paleografeado documentos del siglo XVI sobre la historia de la ciudad y recientemente, como miembro de su Comité del Centro Histórico, hizo posible la restauración de su Reloj Monumental luego de cien años.

Fundamentalmente, Tonatiuh es un Quijote. Haciendo la lucha con un libro en mano, tomando como arma las letras y la inteligencia. Pensando él en Pachuca, sobre él yo acuño aquella frase del Famoso Hidalgo: “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “Tonatiuh”

¿Cuánta, Natividad?


Si no eres capaz de ganar una precampaña opositora con todo el apoyo político y económico del Gobierno del Estado; con una fuerte exposición propagandística y mediática en internet y en prácticamente todos los medios estatales y algunos nacionales privados, aunados a la disposición de locutores y conductores informativos del sistema público de Radio y Televisión para ensalzarte; con las dirigencias de los partidos opositores cargadas a tu favor y obedeciendo los consejos del PRI; y habiendo sido ya dos veces anteriores candidato, deberías preguntarte”¿ Cuánta vergüenza me sobra? “

Y no obstante habiéndote sometido a una encuesta para definir quién entre tú y tu contrincante interno habrían de quedarse con la postulación definitiva, aceptando el método y formas de levantamiento de datos; atestiguando la firma de convenio de coalición entre los partidos políticos que reciben tu precandidatura; asiéndote de tu trayectoria como conferencista y director de escuelas para vedar tu imagen preelectoral, resultaste perdedor ante la evidente preferencia ciudadana hacia tu adversaria y aún así optas por aferrarte a la descalificación que te favorezca de último momento, deberías preguntarte “¿Cuánta vergüenza me sobra?”.

Sabiendo que, a tu contrincante no sólo le favorece el beneplácito ciudadano sino una carrera política de más de diez años a la cual tú mismo te sujetaste; tratando de arrogarte la causa a la que ella tiene todo el derecho moral, político y personal; vendiéndote como “tellerista” para usufructuar tu cierto pasado con el fin de obtener los favores del sistema que atacó desmesuradamente a tu ex patrón, desprestigiándote, humillándote, parapetándote, vendiéndote, detonando todo el capital social que alguna vez acumulaste, para terminar imprimiendo tu propaganda en los talleres donde igualmente lo hacen aquellos a los que dices oponerte, todo para terminar fracasando abruptamente como un niño consentido que pierde su último juguete, deberías preguntarte “¿Cuánta vergüenza me sobra?”

Entre tus grupos partidistas se hayan mercenarios, ladrones y criminales, mientras tú hablas de familia, valores y sanidad mental; recibiste su dinero; compartiste su mesa que es la misma en la cual se sientan los que ultrajaron lo que algún día fueron tus principios, y no obstante haber perdido tratas de ganar con el favor de quienes te patrocinaron, deberías preguntarte, “¿Cuánta vergüenza me sobra?”

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “¿Cuánta, Natividad?”

Gloria


Llevo poco tiempo recorriendo Pachuca. Tal vez nunca termine de conocerla. Ofrece tantos misterios en un mínimo espacio, que sería imposible pensar que un exiliado como yo ha de escudriñarla hasta el fondo. No obstante, aquí he fincado raíces inquebrantables de todo orden humano. Y aunque buena parte de mi corazón se halla embarrado a lo largo del Valle de México, los sentimientos que me mueven hacia ella son suficientes para entenderla y palpar sus dolores. Aquí voto. Aquí como. Aquí planté mi segunda bandera. Sus calles me han brindado amigos y amantes ¿Qué le puedo dar a cambio? Salvando la tentación horriblemente cursi de un chovinismo miserable, creo que la mejor forma de retribuirle es asignándole esperanzas contra quienes pretenden explotarla. Ya tomé mi decisión.

Conocí a Gloria no hace mucho. Una amiga con la cual topé entre las lides de los derechos humanos y el romanticismo ciudadano de construir un “mundo mejor” –lo que diablos sea que eso signifique-, me la presentó como la persona epítome, cada vez más escasa, en quien sí puedes confiar. Y tuvo la razón. La tuvo en varias ocasiones. Gloria me tendió la mano y yo se la tomé, sorprendido por el brillo de sus pupilas. Digo que de por sí es difícil encontrar un ser humano que no caiga en la tentación de cometer estupideces y atrocidades en nombre de sus propios complejos. ¡Cuánto más lo es tratándose de una política! Pero ahí me quedé. Tendiéndole la mano yo también, dándole una oportunidad al destino. Luego fui sorprendiéndome más y más.

Esa mujer posee la virtud de la lucidez. Aquí haré un paréntesis: Yo nunca me he considerado un activista; creo que mis ideas nos son causa más allá de lo que a las letras pueden aportar. Pero sí tengo un chingo de amigos y amores que lo son, y de los mejores. Los tengo regados por todas las regiones de este monte diverso y atomizado que es Hidalgo. Los tengo desde comunistas de cepa, pasando por las disidentes transexuales, hasta los cristianos piadosos y conscientes. Biem, puedo afirmar que todos reconocen la estatura ética, política y moral de Gloria Romero de Tellería. ¿Quién carajo puede lograr algo así en el México carcomido por el sistema ? Pocos. Gloria es una de ellas. Cuando sea presidenta de Pachuca, volveré a esta columna a confirmarlo.

Twitter: @albertobuitre
Seguir leyendo “Gloria”