Maléfica, la escena de la violación


maleficent2

ALBERTO BUITRE – Imagina que fuiste drogada por alguien que conociste. Te despiertas por la mañana con tu cara sobre la tierra. Estas adolorida. Tu aspecto ha cambiado y comienzas a sentirte diferente en la medida que comienzas a resistir el dolor. Más allá de tu aspecto físico, han robado tu poder. Tu capacidad de vuelo. Tu dignidad. Estas confundida. Enfurecida. Devastada. Quisieras poner a arder a todos a tu alrededor. Deseas odio a todos los recién nacidos. Quisieras esconderte bajo una maldita velo de oscuridad donde todo es negro y nadie puede tocarte. O lastimarte. Se dice que construyes muros. Oh, tu construyes muros – son muros de espinas con guardias armados como torres que aplastarán a cualquier hombre que trate de acercarse. Y aunque suena como una historia de violación, no lo es. Es la historia de Maléfica. Seguir leyendo “Maléfica, la escena de la violación”

Hiéreme con tus cuernos, Maléfica


Malefica (“Maleficent”, 2014), ha irrumpido las salas del mundo al final de esta primavera. Dirigida por el realizador visual de películas como “Avatar” y “Oz el Poderoso”, Robert Stromberg sobre un guión adaptado  de Linda  Woolverton (“Los cazafantasmas”, “El Rey León”, “Alicia en el país de las maravillas”, “La bella y la bestia”) del clásico cuento de Cahrles Perrault, “La bella durmiente”, da un paso significativo  en la pelea brutal contra los estereotipos heredados del medioevo donde las princesas eran tontas y las brujas, las sabias, las dominadoras de la alquimia, las locas y solteras eran condenadas a la hoguera. Una noticia feliz para quienes estamos hasta la madre de los prejuicios religiosos y su ridículo empecinamiento por condenarnos al infierno.

Maleficent

ALBERTO BUITRE – Esos cuernos que se alzan infernales sobre un par de alas negras, extendidas cuan inmensas apagando la luz del sol.  Cuando por primera vez la vi, sentado en la sala de cine, no pude evitar pensar en la alegoría del ángel caído. El ser celestial que retó la inteligencia de Dios y por condena fue arrojado a la tierra infértil, expulsado para siempre del paraíso. El mito con el cual el judeocristianismo ha dominado la cultura occidental, trazando leyes morales universales sobe las cuales se fundaron los Estados posteriores al helenismo, sepultando la diversidad intelectual sobre kilos de doctrina religiosa respecto al comportamiento de los géneros y la sociedad.  Seguir leyendo “Hiéreme con tus cuernos, Maléfica”