“La sátira no es fácil de apreciar”


Sebastian Dieguez es investigador en psicología y neurociencia de la Universidad de Friburgo, Suiza. También, es escritor de una de las revistas satíricas de habla francesa más importantes del país, Vigousse, fundada en el año 2009 por ‘Barrigue’,  uno de los caricaturistas de Charlie Hebdo, que el pasado 7 de enero enfrento un ataque armado por parte de extremistas musulmanes dejando 12 muertos.

En una conversación a la luz –o la sombra, debería decirse-, del ataque contra el semanario francés, Dieguez vierte sus opiniones sobre este acontecimiento y el papel de la sátira dentro de la cultura y el entendimiento humano, la cual –desde su juicio-, se ha ido redescubriendo a partir de estos hechos; tanto, que han aumentado las suscripciones a su revista.

A continuación las líneas de esta charla, en exclusiva.

Sebastian Dieguez: "La sátira no es el discurso del odio". (FOTO: Cortesía)
Sebastian Dieguez: “La sátira no es el discurso del odio”. (FOTO: Cortesía)

BUITRE: ¿Cómo te sientes respecto a la tragedia de Charlie Hebdo?

SEBASTIAN DIEGUEZ: Bastante horrible, me quedé atónito. Nosotros colaboramos con una de las dibujantes de Charlie Hebdo, Coco, así que estábamos muy preocupados por ella. Es una sobreviviente  y seguirá trabajando también para nosotros. Conocimos a Charb (Stéfanne Charbennier, director de Charlie Hebdo, asesinado en el ataque a la revista) y a su guardaespaldas en septiembre pasado, en un debate sobre libertad de expresión. Por mi parte, he sido un lector habitual de Charlie desde 1992, por lo que estos chicos estaban muy cerca de mi corazón. Lo siento, no quiero divagar demasiado. Digamos que esto es bastante emocional.

BUITRE: Descuida, lo siento también. Esta tragedia nos toca a los periodistas en todo el mundo. Por eso aprecio mucho que compartas tus emociones al respecto, en esta entrevista. Quiero preguntarte ¿Qué piensas del tratamiento político y mediático de la tragedia, incluyendo la marcha #JeSuisCharlie?

SEBASTIAN DIEGUEZ: Bueno, trato de equilibrar todo lo que se ha dicho y se sigue diciendo de esto. Actualmente trabajo como investigador en psicología y neurociencia en la Universidad de Friburgo, así que veo esto como muestras interesantes del comportamiento humano. Creo que es imposible restar importancia a la emoción, la espontaneidad y la sinceridad de las numerosas marchas en todo el mundo. Es realmente conmovedor, casi increíble, de hecho. Entonces tienes  esta forma habitual de la política de tomar y explotar lo ocurrido, así como el frenesí mediático, los líderes de opinión, y así. Pero es lo de siempre. Son precisamente la clase de cosas que criticamos en nuestro periódico. Ha sido muy difícil concentrarse en medio del ruido del momento, lo cual parece algo mínimo comparado con las reacciones genuinas. Es un signo muy revelador que mucha gente ahora se esté suscribiendo a nuestro periódico, lo cual es muy extraño si lo piensas. Es difícil de analizar, pero parece que la gente está redescubriendo el valor de la sátira, y vienen a nosotros y ¡nos piden que hagamos más!

BUITRE: Algunas voces han criticado los dibujos de Charlie Hebdo como actos de ofensa, más allá de la sátira ¿Qué opinas de eso?

SEBASTIAN DIEGUEZ: Sí, he visto eso. Eso parece ser una opinión generalizada desde el exterior. En Francia también hubo algunas voces que decían que Charlie era racista y parece que un número creciente de personas se convencieron de esto. Bueno, es claro para la gente que ha venido siguiendo el periódico durante mucho tiempo que esas acusaciones no tienen sentido. Existen diferencias culturales en la forma de percibir el humor; a decir verdad, la sátira y la ironía son muy difíciles de explicar, y no es fácil de apreciar. De hecho, pierde su poder cuando lo explicas. Trataré de ser breve: Es una larga tradición en Francia representar lo horrible para poder condenarlo. Requiere una comprensión masiva del contexto político, social y cultural. Las líneas pueden ser borrosas a veces, pero conociendo a estos chicos durante tantos años y luego de haberlos conocido personalmente, es claramente imposible decir que son racistas. El Islam es apenas una pequeña fracción de su trabajo. La mayoría de sus escritos y dibujos son en contra de la extrema derecha, el Ejército, las celebridades, los ricos; también eran fervientes defensores de los animales y la naturaleza, de la cultura, de los derechos de la diversidad sexual, y así sucesivamente. Tenían muchos objetivos, no específicamente una religión. La sátira depende de que se entienda la intención intrínseca del autor. La cuestión es si uno debe preocuparse por aquellos que no la entienden o no les interesa. Esta línea de razonamiento es difícilmente compatible, pienso, con cualquier concepto significativo de democracia.

Barrigue, exponiendo la portada del periódico Vigousse, despues del atentado a Charlie Hebdo (FOTO: bluewin.ch)
Barrigue, exponiendo la portada del periódico Vigousse, despues del atentado a Charlie Hebdo (FOTO: bluewin.ch)

BUITRE: Sebastian, muchas gracias por tus respuestas. Sólo tengo dos más. La primera de ellas es ¿piensas que esta tragedia puede ser aprovechada por la OTAN y otras fuerzas para actuar militarmente sobre Medio Oriente y el norte de Africa?

SEBASTIAN DIEGUEZ: Oh, eso me sobrepasa. Sabes, me inclino a pensar que la gente en esos puestos hace lo que quiere de todos modos. Parece que el gobierno de Israel está utilizando el tema de los rehenes y los judíos asesinados para su campaña electoral en curso. Claramente, ellos no podrían preocuparse más por los dibujantes quienes criticaron su política colonialista por años. Así que debemos ser precavidos cuando desentrañamos estos problemas.

BUITRE: Mi última pregunta es en realidad una petición ¿Podrías enviarle un mensaje a quienes nos leen, especialmente a los fans de las revistas de sátira?

SEBASTIAN DIEGUEZ: Puedo intentarlo. La sátira no es discurso de odio. Como el arte y la ciencia, es el arte de explorar la mente humana. Por difícil que parezca, es más difícil de dominar que un arma militar, pero esta es solo una más de las ironías de nuestra especie.

BUITRE: Ok, amigo mio. Muchas gracias por tus respuestas y por tu tiempo.

SEBASTIAN DIEGUEZ: Es un placer. Gracias y enhorabuena.

OTAN a la venganza de Charlie Hebdo


El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, acudirá a la manifestación convocada en Paris en defensa de la República y en condena por los atentados al semanario Charlie Hebdo.

La noticia habla por sí sola.

Y confieso que fui uno de quienes se alarmaron en un primer momento por el atentado a las oficinas del semanario satírico. Y lamenté –lamento-, el asesinato de sus periodistas. Fui uno de los periodistas quienes clamaron contra el crimen: #PrensaNoDisparen, dije, en parte por los propios 83 reporteros muertos en México, y en suma por cualquier trabajador de la prensa en el mundo.

Sigo creyendo que el atentado es consecuencia de la línea editorial del semanario (http://tmblr.co/ZtWkux1aA62tv). Yo no soy Charlie, pero tampoco me muestro indiferente. De hecho, hay quienes han salido en defensa de los periodistas al afirmar que los caricaturistas tenían una postura comunista; que eran amigos de Cuba y enemigos de la reacción ultranacionalista francesa.

Wolinski, Charb, Cabu, Tignous, así como otras 8 personas murieron en un ataque terrorista en la sede de Charlie Hebdo. Eran amigos de Cuba los trabajadores de Charlie-Hebdo y en múltiples ocasiones dibujaron para las asociaciones, "Cuba Linda" y "Cuba Si – Francia", los vimos en la fiesta de l’Humanité en los kioscos de Granma, Cuba Linda, Cuba Sí… Wolinski, era Presidente de Honor de Cuba Sí y formaba parte de los viajeros de solidaridad que visitan el archipiélago cubano con Cuba Linda. Les escuchamos hablar sobre Cuba y su proceso en múltiples ocasiones con respeto y admiración.  (FOTOS: Cubainformacion)
Wolinski, Charb, Cabu, Tignous, así como otras 8 personas murieron en un ataque terrorista en la sede de Charlie Hebdo. Eran amigos de Cuba los trabajadores de Charlie-Hebdo y en múltiples ocasiones dibujaron para las asociaciones, “Cuba Linda” y “Cuba Si – Francia”, los vimos en la fiesta de l’Humanité en los kioscos de Granma, Cuba Linda, Cuba Sí… Wolinski, era Presidente de Honor de Cuba Sí y formaba parte de los viajeros de solidaridad que visitan el archipiélago cubano con Cuba Linda. Les escuchamos hablar sobre Cuba y su proceso en múltiples ocasiones con respeto y admiración. (FOTOS: Cubainformacion)

Pero han salido a la luz dos hechos que me inquietan.

Primero, que la marcha del domingo es básicamente una manifestación pro OTAN

La cereza del pastel es la presencia de Poroshenko; presidente de una junta fascista, culpable de crímenes de guerra al operar el asesinato de obreros y población al este de Ucrania.

Todo lo demás es una convocatoria encabezada por Angela Merkel y seguida por Matteo Renzi, Mariano Rajoy y David Cameron, además de los jefes de gobierno de Dinamarca, Holanda, Malta, Finlandia, Luxemburgo y Portugal. Ah, y Proshenko.

La OTAN, pues.

La responsable de soltar bombas en Irak, Afganistán, Mali y Siria. La que luego de 13 años, recién a principios de enero de este 2015, se retiró de Kabul y ahora carga sus baterías contra Rusia.

Porque, seamos justos con la historia. La OTAN es la creadora de miles de rebeldes musulmanes contemporáneos que ven en la yihad la única respuesta a siglos de agresión militar.

Podremos pensar que el Estado Islámico o Al – Qaeda son creaciones de la CIA. Hay voces autorizadas que lo afirman, y frente a ellos no puedo negarlo. Uno de ellos, el embajador de Palestina en México, Munjed Saleh, quien a finales de 2014 me dijo (http://tmblr.co/ZtWkux1UQvnD2 ):

“(El Estado Islámico) es un grupo que fue formado por servicios de inteligencias para servir a intereses como unos mercenarios.”

Lo que si considero es que existen muchos jóvenes musulmanes movidos hacia el radicalismo por un sentimiento profundamente religioso y político, como lo han sido los hermanos Kouachi y Coubaly, el joven afro que secuestró un supermercado kósher el viernes 9 .

Esto no es algo que desconozcamos quienes nacimos entre mayoría católica o cristiana. Las aversiones movidas por un sentimiento religioso llegan a ser tan profundas que mueven a matar.

matan a pastor evangelico

Entonces, el juego de la CIA podría ser simple. Haría falta algo de dinero para echar a andar el odio. Lo que ocurre a continuación, ya se sabe. So pretexto de la amenaza que representa el Estado Islámico, las bombas de Estados Unidos y de la OTAN caen sobre Irak y Siria para que los países hegemónicos terminen por apoderarse de Medio Oriente y, al mismo tiempo, incrementen sus ganancias con la venta de armas. El mismo Muned Saleh me lo dijo:

“Mira qué hizo Estados Unidos. Para simplemente mandar unos aviones a bombardear al Estado Islámico hizo una coalición de 40 países, y por supuesto me imagino que Estados Unidos cobró una factura doble. Una factura de su bolsillo para su intervención y otra factura que vendió armas. Estados Unidos también está muy interesado en el comercio de las armas, y para también probar nuevas armas ¿Y qué es lo que están haciendo? Están bombardeando. Y mientras están bombardeando, este Estado Islámico ocupó una ciudad estratégica para los kurdos en Siria. Entonces, ¿donde están bombardeando? Están bombardeando y esta gente está ocupando más territorio.”

Pienso que si bien Estados Unidos y los países de la OTAN podrían estar detrás de grupos como el Estado Islámico, también son responsables del legítimo odio de los pueblos colonizados que, por vía del destino, son musulmanes. Pues si Irak o Afganistán fueran de mayoría católica, por ejemplo, estaríamos hablando que los constantes atentados a embajadas estadounidenses son obras del “extremismo católico”. El radicalismo no tiene qué ver necesariamente con la religión.

Luego le llaman terrorismo; pero ¿quién fue el primero en bañar de sangre a Mali o Argelia?

Lo segundo que me inquieta es que ni un solo gobierno indignado por lo de Charlie Hebdo y la toma de rehenes del súper mercado kosher de Dammartín-en-Goele, ha salido en defensa de los derechos de los pueblos islámicos; mucho menos, se ha pronunciado por las causas colonialistas que han exacerbado el odio.

Al contrario, se muestran empeñados en aumentar el choque entre civilizaciones.

El mismo día del ataque a Charlie Hebdo, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, expresó desde su sede en Bruselas su solidaridad con su “aliada Francia”: “Todos los aliados de la OTAN están unidos en la lucha contra el terrorismo. El terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones, nunca puede ser tolerado o justificado”.

No puedo dejar de enlazar esta declaración del jefe de la OTAN con lo que esa organización aprobó en septiembre de 2014.

Reunidos en su sede de Newport, país de Gales, y aún bajo la dirección de Anders Rasmussen, los países de la OTAN aprobaron su Plan de Acción Inmediata (RAP, por sus siglas en inglés), una fuerza de intervención militar capaz de desplegarse entre tres y cinco días, vertiendo su amenaza sobre Medio Oriente, el norte de Africa (donde yacen países de mayoría islámica) y nada más y nada menos que contra Rusia.

Dijo el hoy ex secretario general de la OTAN:

“El momento de seguridad que afrontamos es más impredecible que nunca: Rusia está atacando a Ucrania y hay inestabilidad en Oriente Medio y en el norte de África. En estos turbulentos momentos, la OTAN tiene que estar preparada y poder defenderse y también a sus aliados”.

¿Serán los hechos del 7 de enero en París el pretexto para que la OTAN despliegue su plan RAP? Al menos parecen anunciarlo con su marcha de este domingo 15.

A estas alturas ya las que menos cuentan son las víctimas del ataque a Charlie Hebdo, y lo que menos se reivindican son sus ideales primigenios.

charb comunismo

Laicistas –está comprobado-, al extremo, se ha convocado a una misa en su honor. Se ha pasado de largo el perfil ideológico de sus miembros, y se ha ignorado la crítica de sus dolientes.

manifestation

Yo no creo que la masacre haya sido un montaje. Pero sí observo hechos que dan muestra de la utilización de la tragedia para justificar el asesinato de cientos de miles más en honor a la libertad de expresión.

A propósito, pienso en el filósofo –irónicamente noruego en la actual coyuntura-, Soren Kierkegaard: “La gente exige libertad de expresión para compensar la libertad de pensamiento, que prefieren evitar”.

Y así como han surgido voces musulmanas condenando los actos de violencia de ciertos grupos a nombre del Islam, como periodista me declaro en contra que se derrame más sangre en nombre de la libertad de expresión: No en mi nombre, OTAN. No en mi nombre, Charlie Hebdo.

not-my-name

¿Charlie Hebdo se lo merecía?


Un artículo del reconocido periodista francés Thierry Meyssan (http://www.voltairenet.org/article186413.html) sospecha de la implicación de Estados Unidos en el ataque armado contra el semanario Charlie Hebdo de este 7 de enero. Dice que Washington tendría el objetivo de provocar un “choque de civilizaciones” y crear una guerra civil entre musulmanes y no musulmanes, inmigrantes contra locales, en Francia.

Una hipótesis tan interesante como viable sobre una Francia que se ha convertido en caldo de cultivo para el ultranacionalismo y el racismo. Meyssan podría tener razón desde el punto de vista lógico.

Me parece necesario que comiencen a surgir voces que logren darle un giro al atentado, luego que las discusiones optan por centrarse en si la publicación merecía o no merecía lo que le sucedió, dado su talante provocador y, algunos dicen, amarillista.

Conversé al respecto con el mercadólogo, doctorante en Ciencias Sociales y profesor del Instituto Tecnológico Latinoamericano (ITLA), Vladimir Meza, autor de una interesante tesis sobre prensa negra, la cual, en su definición, es aquel periodismo dedicado a ofender y atacar por convicción propia, cuya actividad es usualmente confundida con terrorismo mediático, con la salvedad, que el primero no lo hace necesariamente por y para fines monetarios.

Coincidiendo con la postura de Meyssan, Meza considera a Charlie Hebdo una publicación negra, dedicada en sí misma –por motivos no conocidos públicamente-, a crear aversiones; en este caso, entre los musulmanes.

Al escucharlo – y ya que ubicamos el debate en Francia-, recurro a uno de los mejores productos ideológicos franceses: el existencialismo. Uno de sus máximos filósofos, Jean Paul Sartre, creía que el ser humano debe hacerse responsable de su libertad; libertad que se traduce en la capacidad de tomar decisiones y asumir la responsabilidad por las consecuencias de ellas.

Charlie Hebdo, editada desde 1970, continuó publicando sátiras contra radicales musulmanes a pesar de las constantes amenazas y muy serias consecuencias ya sucedidas por sus caricaturas.

En el 2006, las embajadas de Francia, Alemania, Dinamarca, Jordania, Indonesia y Rusia en países de mayoría musulmana como Nigeria, Afganistán Pakistán y Libia, enfrentaron ataques violentos por parte de musulmanes militantes de la que se contaron más de 50 muertos. Ese mismo año en Damasco, las representaciones danesa y noruega fueron incendiadas. ¿La razón? Las famosas caricaturas de Mahoma portando un turbante en forma de bomba, publicadas en medios de esos países.

image
Islamistas radicales atacan la embajada danesa en Libano. (FOTO: Agencias)

Desde entonces, los actos de protesta y las amenazas aumentaron, pero Charlie Hebdo decidió continuar con su línea. Creo que esto fue un acto provocador.

Luego en 2011 la sede del semanario en Paris fue incendiada tras la publicación de una sátira contra islamistas tunecinos. Pero la revista no cedió y continuó con su perfil. El 13 de julio de 2013 publicó en portada “El Corán es una mierda. No puede detener las balas”…

image

… hasta que las balas tocaron a 12 caricaturistas del semanario, este 7 de enero de 2015.

Me gusta la filosofía estoica. Uno de sus representantes, Epícteto, señala que depende de nosotros opinión, no función. Que sólo tenemos control sobre nuestras opiniones y actitudes, no sobre su reacción en el desenvolvimiento del universo. Luego de años de provocaciones y constantes respuestas, ya ocurrió quizá la más fatal de ellas para Charlie Hebdo.

La palabra en el papel no puede volver a las manos, ya no es nuestra, pertenece a cualquiera. Lo que publicamos es como una botella echada al mar cuyo mensaje puede devolvernos salvación o tragedia. Como periodistas, en tanto personas, no podemos controlar el inmenso y caprichoso vaivén del océano. Se alejan de nuestras manos las reacciones sobre lo que escribimos. Sólo es nuestra la libertad de decidir si lo hacemos público. Y es nuestra responsabilidad asumir las consecuencias de esa decisión y andar, sin martirios. Eso es ser consecuente

El asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo es una tragedia indeseable. Pero no diré “Je suis Charlie”, porque no me identifico con sus decisiones. No lo digo porque como periodista mexicano tengo más de 81 colegas nacionales por quienes clamar. No pido justicia, deseo consecuencia.

En lo personal, me preocuparía más por lo que denuncia Thierry Meyssan. Los medios asociados a Washington están ocupando esto para generar islamofobia por todos lados, arrastrando con ello, no a doce, sino a millones de musulmanes que nunca han tocado un arma en su vida ¿Quién es el intolerante?