Lloren gusanos, Fidel nunca muere


Es muy difícil escribir hoy, pero es necesario. Partió Fidel. Y duele su ausencia física, pero tal dolor se acompaña de una sonrisa cínica porque el Comandante en Jefe partió invicto.

Durante mucho tiempo me preparé para un día como el de hoy. Y la noticia sobre ese momento indeseado que finalmente llegó, me ha amargado más de lo que siquiera imaginé. Y es que no, uno nunca está del todo listo para un momento así; para ya no compartir la misma tierra con un gigante. Porque uno nunca sabe el tamaño que tiene un ser humano en este universo, hasta que sentimos en carne viva el vacío que éste deja. De tal tamaño el vacío, de tal tamaño su presencia.

No obstante, esta amargura no es como otras, del todo inesperadas, inevitablemente depresivas. Al partir Fidel, deja con nosotros 90 años de historia viva. Deja un legado tan extenso que nadie tendrá vida suficiente para abarcarlo. Porque Fidel parte invicto, lo que significa que en su vida nunca hubo un punto final, y sigue escribiéndose en cada una de las obras que nos ha heredado.

Porque “Fidel es Fidel”, como dijera Raúl, lo que significa que sólo Fidel pudo encarnar tal enormidad histórica, política, intelectual, tan grande, que sólo millones, unidos, podremos continuar su obra. Para entender la inmensidad del Comandante en Jefe, piensese en la historia de toda la humanidad del siglo XX.

fidel-periodico-rie-kill-castro
Fidel ríe con los titulares de la prensa de Estados Unidos que llaman a asesinarlo, en 1959. 

 

Qué tan grande es Fidel que el imperialismo no pudo contra él –como versa el guaguancó–, a pesar de tenerlo a 90 millas de distancia; a pesar de haber destinado por más de 50 años cientos de millones de dólares en fallidos proyectos para acabar con él y con su Revolución. Por eso en Miami y en Madrid, como en todas aquellas mazmorras donde yacen asquerosos liberales ultraderechistas, vociferan hoy de rabia porque el Comandante partió incólume, intacto. Pobres gusanos, nunca antes como hoy lucen tan insignificantes.

Fidel no puede morir. Lo atestiguamos hoy. No por sentimentalismo, por esa cursilería infantil de quien no quiere dejar partir a quien se ha ido. No puede morir por aquello que enseñó Jorge Luis Borges que, la inmortalidad se alcanza con las obras. Y la herencia del Comandante es inmensa; abarca más de medio siglo, ni más ni menos. No obstante no termina ahí, puesto que su Revolución en tanto socialista, es dialéctica, se construye todo el tiempo, en cada conversación, en cada jornada de producción, en cada vida que es posible gracias a esta inconmensurable estructura social, política, cultural, científica, humanitaria que gestó desde Cuba para el mundo.

“Buenos días historia, agranda tus portones, entramos con Fidel”. Las palabras de la actriz cubana Corina Mestre lo dicen todo. Hoy el Comandante ha dado un paso hacia la inmortalidad, pero entre el cielo y el suelo que es este tiempo, Fidel permanece. Al fin y al cabo, ¿cómo puede morir aquel que ya ha vencido a la muerte?

Histórico: EEUU se abstiene de votar en la ONU por el Bloqueo a Cuba, pero…


Por primera vez en la historia, Estados Unidos se abstuvo de votar su propia ley de Bloqueo contra Cuba este miércoles en asamblea general de las Naciones Unidas. Claro que este es un hecho sin precedentes, pero no deja de ser un simple simbolismo que se suma a las intenciones declaradas de Barack Obama sobre el levantamiento de esta medida cruenta. Yo me quedo con las declaraciones del titular de la Cancillería de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, quien dijo que dijo que “lo importante y concreto es el desmontaje del bloqueo, más que los discursos, las declaraciones de prensa o incluso el voto de una delegación en esta sala”, luego de conocer la abstención estadounidense. Por su parte la embajadora de EEUU ante la ONU, Samantha Power, reconoció que el Bloqueo “en lugar de aislar a Cuba nuestra política aislaba a EE.UU. Incluso aquí, en Naciones Unidas”, pero se justificó diciendo que el término definitivo de esta medida depende del Congreso, en manos del Partido Republicano (palabras que le sirvieron para hacer un recargón a los republicanos en estos tiempos electorales). Lo cierto que es que Obama y su Gobierno no han pasado de las palabras, continuando sus estrategias de desestabilización contra la isla (https://goo.gl/abyi48). Le pregunté a mis fuentes en La Habana, ¿cómo toman la noticia? y su respuesta fue clara: “La decisión de quitar el Bloqueo evidenciará la real intención de Estados Unidos más allá del voto”. O sea que, la pelota sigue estando en manos estadounidenses y depende de ellos, y sólo de ellos, pasar de las palabras a los hechos. 
voto-vs-bloqueo-resultados-2016

Mucho diálogo, pero EEUU mantiene el Bloqueo contra Cuba


Es de sabios rectificar, dice el refrán. Pero en política internacional, la sabiduría es como un pastel hecho con tal cantidad de ingredientes que todos y todas quieren su rebanada y pelean por tener la más grande. Al final, como suele ocurrir en los grandes banquetes, quien cocina muchas veces se queda sin comer. De tal modo que si en política internacional, rectificar, en tanto acto de sabiduría, depende de tal cantidad de personas y factores que sólo ven por su ganancia, ¿qué debemos esperar cuando esperamos un acto de sabiduría tan grande como  la urgencia de que Estados Unidos rectifique su política hacia Cuba y de por terminado el nefando bloqueo económico y comercial que desde 1960 mantiene contra la isla?  Seguir leyendo “Mucho diálogo, pero EEUU mantiene el Bloqueo contra Cuba”

¿Cuba recluta jóvenes de EEUU para derrocar a la Casa Blanca?


LOS ÁNGELES, CA. —En las recientes semanas he buscado alguna beca que me permita estudiar un posgrado en Estados Unidos. Pero las posibilidades para un mexicano son nulas si no estás adscrito a una universidad, o cuestan mucho dinero, o dependen del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (Conacyt) al cual, no casualmente, le han recortado más del diez por ciento de su presupuesto para el año 2017, reduciendo mis posibilidades –y las de millones de profesionistas más–, a lo mínimo.

Aquí es cuando me arrepiento de no ser cubano. No por malinchismo, sino porque, no casualmente, el gobierno de Estados Unidos ha implementado un programa para que estudiantes de Cuba vayan a estudiar a ese país sin mayor problema; es más, Washington se encarga de pagarles el viaje, los estudios y hasta les hospeda con familias dentro del país. ¡Qué suerte tienen!

Se trata del programa de becas de World Learning, una organización que se presenta como “sin fines de lucro” dedicada a brindar a estudiantes del mundo la “experiencia de estudios internacionales”.

Y todo va bien y luce correcto tratándose de una iniciativa social; hasta que uno se da cuenta que sus proyectos actualmente están financiados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

¿Y qué con eso?

Bueno, la USAID es una institución gubernamental estadounidense, dependiente del Departamento de Estado, que se encarga de dar dinero a diversas organizaciones sociales nacionales e internacionales, para operar proyectos que son del interés político del gobierno de los Estados Unidos. Es, pues, la mano que mece la cuna donde yacen cantidad de iniciativas de fachada social, pero que son, en realidad, programas políticos de la Casa Blanca.

Cuba, por supuesto, es uno de sus principales objetivos. De ahí que World Learning tenga especial interés en llevar estudiantes cubanos a Estados Unidos. Estos llegan, se acomodan, asisten a clases y de regreso a su hospedaje en casas de familias locales, se convierten en el objetivo de cuestionamientos e ideas, paseos, regalos y supuestas amistades –todo un escenario de pacotilla–, con el objetivo de convertirlos en opositores el Gobierno cubano. Además, son constantemente asediados por las y los representantes de la organización con ejemplos de cierto tipo de vida estadounidense en relación a diversidad sexual o libre expresión, imaginándose que en Cuba eso no existe.

No lo digo yo. Fueros los propios jóvenes cubanos y cubanas quienes denunciaron esto a través de redes sociales. En twitter, particularmente, mediante los hashtags #EstudiantesDenuncian y #NoManipulenEstudiantes.

Me llama particularmente la atención lo que dijo el estudiante Alejandro Sánchez Fernández, uno de los jóvenes cubanos que fueron seleccionados por World Learning, cuyo testimonio fue recogido por el blog “Mi cuba por siempre”.

El alumno del Instituto Preuniversitario Mártires del Porvenir, con sede en La Habana, denunció la prohibición que les hizo World Learning de usar redes sociales o cámaras fotográficas –algo curioso considerando que Estados Unidos ataca a Cuba constantemente diciendo que en la isla se censura el internet–:

“Nos planteaban que no podíamos entrar en las redes sociales ni colgar fotos, información, ni lo que estábamos haciendo. Según ellos por nuestra propia “seguridad”. Sin embargo, me pareció extraño que quienes patrocinaban la beca lo hacían constantemente. Después de un tiempo decidimos también usarlas, sobre todo Facebook. Entonces ellos se hicieron amigos de nosotros en esa red y controlaban las cosas que poníamos.”, denuncia.

Sánchez Fernández igualmente explica la ignorancia de los pobladores estadounidenses con respecto a la situación política, cultural y social de Cuba, destacando las opiniones prejuiciosas al respecto:

“Nos dimos cuenta también de que existía un desconocimiento del tema Cuba al hablar con los pobladores. Es una desinformación tan grande que ellos referían que aquí hay falta de libertades religiosas, discriminación por orientación sexual, que no podemos ver películas norteamericanas, que está prohibido hablar inglés, que queman las banderas de Estados Unidos y que se violan los derechos humanos”.

Pone como ejemplo la presunción de las y los organizadores de World Learning sobre los llamados “padres fundadores” Thomas Jefferson o James Madison a cuyas casas les llevaron “e intentaban hacérnoslos ver como los mejores del mundo, conociendo nosotros que ellos expresaron siempre el interés de su Gobierno de apoderarse de Cuba”, relata Alejandro Sánchez Fernández, apuntando que, las y los estudiantes cubanos les cuestionaron que estos personajes eran esclavistas y tenían 300 y 700 esclavos, respectivamente, a lo cuales no liberaron después del triunfo de la revolución estadounidense.

“En un momento le preguntamos a la museóloga por qué no los liberaron, y esta argumentó que era parte de su economía… Se le vio sorprendida cuando le comenté que quienes iniciaron la guerra de independencia en Cuba, como Carlos Manuel de Céspedes, su primer gesto fue liberar a los esclavos”, relata.

Por supuesto que esto no es la primera vez que ocurre.

En el año 2013, Associated Press (AP) dio a conocer que la USAID desarrolló un programa digital de reclutamiento contrarrevolucionario entre la juventud cubana mediante una red social llamada “Zunzuneo”. Y no está de más recordar que desde 1992 opera en Miami el vetusto Radio y TV Martí, cuya señal viola el espacio radioeléctrico cubano, enviando noticias falsas y otras opiniones hacia la isla, con fines de escándalo. En suma, la USAID –vía el Departamento de Estado–, destina 30 millones de dólares cada año a este tipo de actividades ¿El resultado? Bueno, considerando que ya vamos para 57 años de Revolución en Cuba, parece que no les ha funcionado del todo.

Lo verdaderamente triste del caso es que, se supone, Estados Unidos pretende hacerse pasar como buen vecino, queriendo normalizar sus relaciones con Cuba. Pero el programa de becas World Learnng es una burda manipulación a espaldas del gobierno cubano, el pueblo y los jóvenes de la isla. Este tipo de iniciativas se realizan de manera clandestina y con fines no declarados para la subversión; y son, en la práctica, un intento por emprender una guerra psicológica en tanto pretende manipular el pensamiento de las nuevas generaciones cubanas.

Así, el gobierno de EEUU pretende desunir a la sociedad civil del Estado cubano. Es verdaderamente ridículo que Washington no supere, desde 1959, que las y los cubanos les echaron de la isla para tener soberanía y autodeterminación. Se niegan a aceptar, desde hace más de medio siglo, que Cuba ya no es lugar de sus sucios negocios.

De tal manera, estos programas financiados por la USAID violan las normas cubanas para las relaciones bilaterales con EEUU, que, se supone, se basan sobre el respeto a la soberanía de ambos países ¿O es que Cuba está reclutando jóvenes estadounidenses para propagar el socialismo?

Estas cosas generan desconfianza en el proceso de normalización. Es preciso decir que, en efecto, Cuba y sus instituciones están facilitando, implementando y promoviendo vínculos con estudiantes de Estados Unidos; pero no hay asuntos turbios en ello. Pregunte usted a cualquier joven “yuma” que ande por La Habana o cualquier otra provincia. Son los propios jóvenes cubanos quienes se oponen a la injerencia de otros países en los asuntos internos de la nación y a ser utilizados con fines nocivos.

Y no es que Cuba se oponga al trabajo de las organizaciones de la sociedad civil; pero se opone a que se le use con fines injerencistas. Es claro que, teniendo la isla uno de los mejores sistemas educativos del mundo según la UNESCO, las juventudes cubanas no necesitan de programas como World Learning. Lo que necesitan –y demandan–, es el fin del Bloqueo económico y comercial impuesto por Washington que les priva de acceso a tecnología e insumos para desarrollar sus investigaciones.

Que Estados Unidos aplique una estrategia de tenaza, llamando con canto de sirenas a estudiantes cubanos a obtener becas y beneficios, mientras mantiene su asedio económico contra la isla, es demasiado cinismo. ¿Hasta cuándo? Y si bien no sorprende que la Casa Blanca tome estas acciones y la prensa asociada a ella no diga nada al respecto, no por ello deja de indignar.

(Un artículo original para Los Ángeles Press)

Cuba se pronuncia sobre destitución de Dilma: Es una ofensiva del imperialismo


LA HABANA, CUBA. —El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba rechazó enérgicamente el golpe de estado parlamentario-judicial que se ha consumado contra la Presidenta Dilma Rousseff, ocurrido en el último día del mes de agosto.

La separación del gobierno de la Presidenta, sin que se presentara ninguna evidencia de delitos de corrupción ni crímenes de responsabilidad, y con ella del Partido de los Trabajadores (PT) y otras fuerzas políticas de izquierda aliadas, “constituye un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo que la eligió”, señaló la Cancillería en un comunicado emitido el pasado 31 de agosto.

Precisó que, durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, se impulsó un modelo económico-social que permitió a Brasil dar un salto en su crecimiento productivo con inclusión social, la defensa de sus recursos naturales, la generación de empleo, el combate a la pobreza, la salida de la miseria de más de 35 millones de brasileños que vivían en condiciones inhumanas y la elevación del ingreso de otros 40 millones, la ampliación de las oportunidades en la educación y la salud del pueblo, incluidos sectores hasta entonces marginados.

Bruno-Rodriguez-Alberto-Buitre
Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. FOTO: Periódico Trabajadores

Recordó que durante los periodos petistas, Brasil ha sido un activo impulsor de la integración latinoamericana y caribeña. La derrota del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA), la convocatoria a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC) que llevó a la posterior creación de la CELAC, y la constitución de UNASUR, son acontecimientos trascendentales en la historia más reciente de la región que demuestran el protagonismo de ese país.

Asimismo, su proyección hacia las naciones del Tercer Mundo, en especial de África; su activa membrecía en el Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y su desempeño en el marco de la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial del Comercio, entre otras, constituyen un reconocimiento a su liderazgo internacional.

Merece elogio también la ejecutoria brasileña bajo los gobiernos del PT en temas cruciales de la situación internacional en defensa de la paz, el desarrollo, el medio ambiente y los programas contra el hambre. Son ampliamente conocidos los esfuerzos de Lula y Dilma por reformar el sistema político y ordenar el financiamiento de los partidos y sus campañas, así como en el apoyo a las investigaciones contra la corrupción que fueron abiertas y a la independencia de las instituciones encargadas de ellas.

Las fuerzas que ahora ejercen el poder han anunciado medidas privatizadoras sobre las reservas petrolíferas en aguas profundas y cortes a los programas sociales. Igualmente, enuncian una política exterior que privilegia las relaciones con los grandes centros de poder internacionales. No pocos de quienes juzgan a la Presidenta están bajo investigación por actos de corrupción.

“Lo ocurrido en Brasil es otra expresión de la ofensiva del imperialismo y la oligarquía contra los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe, que amenaza la paz y la estabilidad de las naciones, contraviniendo el espíritu y la letra de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada en la II Cumbre de la CELAC, en enero de 2014, en La Habana por los Jefes de Estado y de Gobierno de la región”.

Por supuesto, la voz de Cuba es autoridad política en el mundo, por haberse gestado de un proceso revolucionario que ha logrado enfrentar diversas operaciones de desestabilización política desde el exterior; atentados terroristas; más de 600 intentos de asesinados del Comandante Fidel Castro, cuando entonces fungía como Presidente del país; una invasión militar y diversas crisis planificadas por los Estados Unidos.  De tal manera que, sí afirma que ha sido el imperialismo lo que orquestó el ‘impeachment’ contra Dilma Roussef, es porque algo de experiencia tiene para decirlo. Nada es casual cuando la Revolución Cubana alza la voz hacia el mundo.

Por eso, Cuba ratificó su solidaridad con la Presidenta Dilma y  Lula, con el Partido de los Trabajadores, y expresó su confianza en que el pueblo brasileño defenderá las conquistas sociales alcanzadas, se opondrá con determinación a las políticas neoliberales que intenten imponerle y al despojo de sus recursos naturales.