Algunas mentiras sobre López Obrador


Como periodista, muchas veces uno se entera de cosas que no puede publicar pues no tiene forma de documentarlo. Básicamente, lo que tiene es un chisme, y no información. Tocaría a quien le lee decidir si la pluma de quien escribe es lo suficientemente confiable como para creer que lo que publica es cierto. Ese es el reto del periodista. Que tu nombre sea sinónimo de verdad. Prestigio, que le llaman. Al final, una de las tantas ataduras del flujo informativo. Los políticos, comemierda como son, te cuentan cosas con el afán de provocarte. “Pero esto te lo digo off the record”… ¿Entonces para qué carajo me lo dices? Y bueno, existen en el gremio quienes obedecen el voto de silencio al cual les han obligado ¿Por qué? Nunca he sabido bien. Quizá por su propia seguridad; o en el más pusilánime de los casos, servir a un bien mayor, cáncer del periodismo mexicano: salvaguardar las buenas relaciones con tu fuente. Circo de la diplomacia en perjuicio del pueblo, donde quien reportea es tratado como un pez de estanque, esperando por picar.

Pero como periodista he decidido escribir un blog para alejarme de las técnicas inmutables y más aún, abandonar la ortodoxia del oficio (de todos modos siempre he sido malo pa’ esto), me dedicaré a contar lo peor que le he conocido a Andrés Manuel López Obrador. Por dos razones: una, porque sí; dos, porque es un tipo peligroso. Seguir leyendo “Algunas mentiras sobre López Obrador”