La mercancía definitiva (@Funuvida)


Allá en La Habana, las FARC-EP presentaron en estos días su propuesta sobre la regeneración de sembradíos de uso ilícito. Cómo transformar plantíos de marihuana y amapola en tierra fértil para la agricultura. Cómo sesgar el mercado productivo de las drogas y hacer aun más productivo el de los alimentos. Y la delegación guerrillera apuntaba a generar “condiciones materiales e inmateriales para el buen vivir de las comunidades campesinas”. Que no basta con cambiar una semilla por otra, sino se cambia la forma en cómo se manifiestan las relaciones mercantiles dentro de la economía de consumo. Sobre una base concreta: Justicia.

Contrario a quienes defienden la legalización de la marihuana -sin que sea con fines terapéuticos-, el problema de la drogadicción y el narcotráfico no es el estupefaciente. Es el sistema económico que sobrevive de los mercados, la oferta y la demanda, legales o ilegales según sus propios parámetros. Un modelo donde ‘hacer dinero’ es la única salida. Y cada ser humano, sin importar su edad, es un consumidor. Sigue leyendo “La mercancía definitiva (@Funuvida)”