Tus donaciones rinden frutos: Ya puedes leer BUITRE.mx, la nueva dirección de este bloguero


No ha sido fácil llegar aquí. Tantas horas, tantos viajes, tantos encontronazos, tantos tragos de café para llegar a un punto sin retorno: el inicio del camino propio. Ese que uno mismo decide, al fin, sin dejarse arrastrar detrás de un tren ajeno de donde cuelgan otros, miles y millones más. Sucios, hartos, rogando por un pedazo de tiempo para sí; tragando humo y salpícados de asfalto para llevar comida a su mesa…

… pero dejemos la sensiblera para los borrachos.

Lo que sí es insoslayable decir, es que éste es un paso directo hacia la profesionalización de esta bitácora de periodismo independiente. Y es posible -que se subraye-, gracias a las primeras personas que, creyendo en este proyecto, han hecho llegar sus donativos a este blog con el objetivo de fortalecerlo. Con su solidaridad, se ha adquirido el alojamiento en un servidor especializado, mucho mayor capacidad de almacenamiento y un dominio propio.

Así, lo que en esto meses era albertobuitre.wordpress.com, pasa a ser http://buitre.mx/, en una dirección mucho más sencilla de acceder y que brinda a este blog mejor proyección en buscadores, facilitando  el trabajo a  agencias de información, periodistas, investigadores y público lector, en los temas que aquí se abordan.

Gracias siempre a quien ha creído en este esfuerzo. Sus donaciones rinden frutos. Y más aún, convocan a más personas  a interesarse por el blogueo como herramienta y género del periodismo, sin anclajes comerciales o políticos. Por supuesto que nunca nada es suficiente en la batalla contra los monopolios mediáticos. Y por eso mismo, va mi compromiso de nunca escatimar esfuerzos para hacerte llegar información original, que te resulte interesante, entretenida, útil y de primera mano. Tu donativo, me permite trabajar fortalecido y disciplinado. Eso significa más y mejor mejor blog para ti. 

Gracias por seguir donando, ya ves que la solidaridad rinde frutos  http://buitre.mx/haz-un-donativo/ 

Y recuerda hacerme llegar tus comentarios o sugerencias. La retroalimentación es lo que hace vivir a un blog, y anima al bloguero http://buitre.mx/escribeme/

Recibe un abrazo. Gracias siempre.

– Alberto Buitre

Maléfica, la escena de la violación


maleficent2

ALBERTO BUITRE – Imagina que fuiste drogada por alguien que conociste. Te despiertas por la mañana con tu cara sobre la tierra. Estas adolorida. Tu aspecto ha cambiado y comienzas a sentirte diferente en la medida que comienzas a resistir el dolor. Más allá de tu aspecto físico, han robado tu poder. Tu capacidad de vuelo. Tu dignidad. Estas confundida. Enfurecida. Devastada. Quisieras poner a arder a todos a tu alrededor. Deseas odio a todos los recién nacidos. Quisieras esconderte bajo una maldita velo de oscuridad donde todo es negro y nadie puede tocarte. O lastimarte. Se dice que construyes muros. Oh, tu construyes muros – son muros de espinas con guardias armados como torres que aplastarán a cualquier hombre que trate de acercarse. Y aunque suena como una historia de violación, no lo es. Es la historia de Maléfica. Seguir leyendo “Maléfica, la escena de la violación”

Hiéreme con tus cuernos, Maléfica


Malefica (“Maleficent”, 2014), ha irrumpido las salas del mundo al final de esta primavera. Dirigida por el realizador visual de películas como “Avatar” y “Oz el Poderoso”, Robert Stromberg sobre un guión adaptado  de Linda  Woolverton (“Los cazafantasmas”, “El Rey León”, “Alicia en el país de las maravillas”, “La bella y la bestia”) del clásico cuento de Cahrles Perrault, “La bella durmiente”, da un paso significativo  en la pelea brutal contra los estereotipos heredados del medioevo donde las princesas eran tontas y las brujas, las sabias, las dominadoras de la alquimia, las locas y solteras eran condenadas a la hoguera. Una noticia feliz para quienes estamos hasta la madre de los prejuicios religiosos y su ridículo empecinamiento por condenarnos al infierno.

Maleficent

ALBERTO BUITRE – Esos cuernos que se alzan infernales sobre un par de alas negras, extendidas cuan inmensas apagando la luz del sol.  Cuando por primera vez la vi, sentado en la sala de cine, no pude evitar pensar en la alegoría del ángel caído. El ser celestial que retó la inteligencia de Dios y por condena fue arrojado a la tierra infértil, expulsado para siempre del paraíso. El mito con el cual el judeocristianismo ha dominado la cultura occidental, trazando leyes morales universales sobe las cuales se fundaron los Estados posteriores al helenismo, sepultando la diversidad intelectual sobre kilos de doctrina religiosa respecto al comportamiento de los géneros y la sociedad.  Seguir leyendo “Hiéreme con tus cuernos, Maléfica”

Nunca he sido buen periodista


Nunca he sido buen periodista. He pasado mucho tiempo obedeciendo asignaciones sin sentido y soportando las mentiras de los políticos. He escrito tanto sobre la supuesta realidad que me he olvidado de cuál es la mía. Eso. La realidad nos come, nos engulle como ostiones en la boca asquerosa del gran comensal. Y de pronto estamos nadando en sus jugos gástricos, deshaciéndonos en ácido, y cuando nos damos cuenta, somos mierda. Unos viven bien siéndolo. Yo trato que no sea demasiado tarde. (Mira, no estaba tan equivocado al decir que los políticos son unos comemierda). Seguir leyendo “Nunca he sido buen periodista”