El héroe perfecto


Si le preguntaran a Gonzalo Rivas si quisiera la medalla Belisario Domínguez, ¿qué respondería? El personaje en cuestión actuó por pura humanidad y sin ánimos políticos, nos dicen, para salvar la vida de cientos de personas al intentar apagar una estación de gasolina que se encontraba en llamas en medio de un enfrentamiento entre policías y normalistas de Ayotzinapa ocurrido en la autopista México-Acapulco en el año 2011 (Por cierto, ¿se le puede llamar enfrentamiento a la pelea desigual entre un grupo artillado, y un puñado de estudiantes que, aunque furibundos, desarmados?).

Pero tal desinterés político, tan alto valor humano, arduo pregón de quienes encauzan la noble causa de entregar la medalla Belisario Domínguez —otorgada por el Senado de la República a ciudadanos notables de México — a Gonzalo Rivas, no es lo que a éstos caracteriza.

¿Quienes han tomado a Rivas como bandera? Las mismas y los mismos que por años han ocupado sus espacios de opinión para servir al poder. De fondo, quieren lo de siempre: Tener argumentos oficiales para criminalizar a la disidencia y, en este caso particular, justificar su tediosa rabia hacia los estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

Para aseverar esto valen dos ejemplos: Uno, el estilo de su mismísimo instigador, el recientemente finado Luis González de Alba quién, en sus columnas de opinión clamaba: “¿Y el asesinato de Gonzalo Rivas, quemado vivo por los normalistas que incendiaron –con nobles fines–, la gasolinera donde trabajaba?”…

¿Asesinato? ¿Quemado vivo? Cualquiera pensaría que un grupo de criminales, ataviados como estudiantes, tomaron al trabajador Gonzalo Rivas, le echaron gasolina encima y le prendieron fuego hasta dejarlo morir. ¿Pasó así? Tomemos la versión de uno de los principales pregoneros de la causa, Héctor Aguilar Camín, conocido intelectual orgánico del status quo quien, por sí mismo, relata que aquel día Gonzalo Rivas trató de apagar una estación de servicio cuando le explotó un depósito de plástico que, señala, los normalistas habían prendido mientras repelían la represión de la policía.

Ya sobre el escenario apocalíptico que presumía González de Alba y el Grupo Nexos sobre que la gasolinera entera pudo haber explotado entera y matado a cientos de personas de no ser por la acción de Gonzalo Rivas, el escritor Témoris Grecko se ha encargado de desmentir esta afirmación, dando detalles sobre las medidas de seguridad de estos abastecimientos a base de enfriamientos de emergencia que evitan, entre otras cosas, que cada gasolinera del país sea una bomba en potencia y el modo en el cual los instigadores anti-Ayotzinapa se hayan en problemas al intentar adjudicar a los normalistas la muerte del, sin duda, valiente trabajador. (“Grupo Nexos: cómo fabricar un héroe anti-Ayotzinapa”)

¿Gonzalo Rivas fue un héroe? Lo es cualquiera que intente salvarse de su propia muerte, o la de otros ¿Pero qué lo llevó a actuar así? Nadie lo sabe. Pero no lo mataron los normalistas, y el Gobierno no ha podido esclarecer la responsabilidad por el deceso. Ese es un hecho. Lo que a mi me llama la atención es el discurso de los fabricadores del presunto paladín anti-Ayotzinapa. Lleno de juicios de valor y sentencias planfletarias que denotan, por su irascibilidad, el montaje de una farsa bajo la cual se hayan oscuros intereses que exudan el conocido tufo de la preservación del Estado-sistema, y el afianzamiento de la impunidad oficial sobre dos hechos concretos: La masacre y desaparición de los 43 normalistas, y la represión a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a cuyos ocho de sus miembros mató la Policía Federal durante una protesta en Nochixtlán, Oaxaca, en el marco de la privatización de la educación pública en México.

Por eso no me queda duda que a Gonzalo Rivas le entregarán la medalla Belisario Domínguez, menos aún considerando que su designación se encuentra en el presente año bajo el resguardo del Partido Acción Nacional (PAN) —brazo derecho (literal) del Gobierno de Enrique Peña Nieto—. Por eso y porque el asunto ya se convirtió en un interés oficial. Alineados se encuentran los intelectuales integrados del Grupo Nexos, el PAN, el PRI y sus Partidos satélites, en un frente al que se ha sumado, esta semana, el poderoso monopolio Televisa, dándole juego al tema en sus principales noticiarios: particularmente el de Carlos Loret de Mola, figura matutina de los noticieros Televisa, a la sazón, uno de los principales alfiles mediáticos de la privatización de la educación pública mexicana, a la cual se han opuesto las y los estudiantes de Ayotzinapa y la CNTE.

Nada es casualidad. Al sistema le urgía un pretexto para desahogar sus culpas y han encontrado en el valiente trabajador Gonzálo Rivas a su héroe perfecto para su coartada perfecta. Lo que seguirá es una ofensiva para salvar a Enrique Peña Nieto y al secretario de Educación, Aurelio Nuño, de la imbatible resistencia de la CNTE, justificar una nueva represión y lograr el desmantelamiento del aparato educativo mexicano, vía la Reforma Educativa. 

Pacifista o terrorista: ¿Quién era Shimon Peres en realidad?


Un “pacifista”, un “estadista”, “líder histórico”. Me pregunto si, en realidad, Shimon Peres, era todo esto que, de él, dicen hoy los grandes medios.

Y resulta que no. Al contrario, Peres era un terrorista que pasó de paramilitar a genocida. Pero como todos los muertos son siempre buenos y habiendo una hegemonía judía controlando los principales medios de comunicación en occidente, se hace creer que la muerte ocurrida este martes 27 de septiembre del ex primer ministro de la entidad sionista de Israel, es una pérdida para el mundo.

Como comunicólogo que soy, es elemental saber que el 96% de los medios de comunicación en occidente son controlados por judíos. No lo digo yo. Estas son estimaciones del sociólogo noruego Johan Galtung, actual profesor de la Universidad de Hawai, quien, al mismo tiempo, señala que el 70% de las plazas docentes en las universidades de este hemisferio, están en manos judías. Luego entonces, se entiende la normalización de la violencia genocida de Israel sobre los territorios que pertenecen a Palestina. Y se explica así que se haga pasar a uno de los principales artífices de este apartheid militar, Shimon Peres, como un “pacifista”.

shimon-peres-war-criminal

Peres es el padre del armado nuclear de Israel, y estuvo lejos de ser un hombre de paz, a pesar que en 1994 se le entregó el Premio Nobel –lo que demuestra otra vez la hipocresía de la Real Academia de Ciencias de Suecia–. Fue un terrorista que desde muy joven de adscribió al grupo paramilitar Haganah, responsable del genocidio étnico cometido contra pueblos de Palestina entre 1947 y 1949 en el cual, judíos sionistas como él, asesinaron a casi 1 millón de palestinos y palestinas de todas las edades y condiciones físicas. Un periodo que se conoce como Al-Nakba, o “la catástrofe”, en árabe, que dio origen al auto-proclamado “Estado de Israel”, sobre territorios palestinos ocupados. Fue tal el desprecio racista de Peres que él mismo declaró que, antes que Israel existiera, “no había nada aquí”, justificando el holocausto.

De tal modo que, con su muerte, “el mundo respira un poco mejor sabiendo que hay un terrorista menos”, me comenta Galeb Moussa, periodista árabe-argentino quien no duda en colocar a Shimon Peres a la altura criminal del dictador Jorge Rafael Videla, presidente de facto de Argentina, culpable de crímenes de lesa humanidad.

“Shimon Peres tiene una larga lista de crímenes contra inocentes, contra gente indefensa. En primer lugar, formando parte de esta banda terrorista (Haganah) que asolaba las aldeas palestinas; luego en funciones oficiales como primer ministro ordenó la operación ‘Uva de la ira’ donde asesinaron a cientos de niños con bombas de fósforo y mutilaron a otros tantos con bombas de racimo en 1996, en el Líbano”, subraya Moussa.

Por eso hay que reiterarlo: Peres no era ese “defensor de la paz” que dicen los medios, y es mentira que pretendía ser amigo de los palestinos. De hecho, los Acuerdos de Oslo que firmó junto a la Organización de Liberación Palestina (OLP) con Estados Unidos como testigo, los hizo pelota y los tiró por la cañería a la primera oportunidad. Era un asesino, como continúan habiéndolos dentro de ese movimiento político-militar llamado “sionismo” que lleva azolando a Palestina desde hace más de 60 años. Le siguen Netanyahu, Lieberman, y otros. Es importante que lo sepas, porque, desde ese 96% de medios controlados por la ideología judía, pretenden ocultarte el verdadero rostro de esa clase de genocidas.

Nueva guerra mediática en #Ucrania: Llamar “terroristas” a anti fascistas


Agencias internacionales de prensa afines a Estados Unidos y la Unión Europea, han comenzado a empatar su discurso con el de la junta fascista que Gobierna Kiev, llamando “terroristas” a las insurrecciones anti fascistas en los territorios orientales de Donetsk y Lugansk, donde el pasado 30 de mayo, los combatientes derribaron un helicóptero del Ejército ucraniano.


Anti fascistas ucranianos marchan con la bandera de la República de Donetsk. Foto: Agencias
Mineros anti fascistas marchan con la bandera de la República de Donetsk. Foto: Agencias

Seguir leyendo “Nueva guerra mediática en #Ucrania: Llamar “terroristas” a anti fascistas”

Medio millón de cubanos en peligro (@HuffPostVoces)


¿Qué pudieras hacer si tuvieras todos los números de celular de un país determinado?, ¿pudieras enviar grandes cantidades de mensajes de texto sin que el gobierno lo supiera?”

Esto fue lo que a mediados del 2009, Noy Villalobos, un gerente de la empresa asociada al Gobierno de los Estados Unidos, Creative Associates, dijo mediante un chat con su hermano menor en Nicaragua, Mario Bernheim.

Poco después, esta idea pasó a la acción y medio millón de números celulares de ciudadanos cubanos fueron obtenidos por la administración de Barack Obama para la aplicación de ‘ZunZuneo’, la red social aplicada por el Departamento de Estado, vía la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) con el propósito de intentar desestabilizar al Gobierno de Cuba y que logró acaparara hasta 68 mil usuarios. Seguir leyendo “Medio millón de cubanos en peligro (@HuffPostVoces)”

“Ucrania es la guerra entre depredadores” – Entrevista al periodista ucraniano Oleg Yasinsky


ALBERTO BUITRE  – Oleg Yasinsky es un periodista ucraniano, avecindado en Chile. Su perspectiva del conflicto en Ucrania es única desde un punto de vista natural. Es oriundo del lugar y conoce como pocos en idioma español lo que sucede ahí, desde una perspectiva histórica.

He conversado con él al respecto y su punto de análisis es sumamente interesante.

A pesar que muchos sectores de la izquierda mundial defienden las medidas de Vladimir Putin contra el fascismo en Kiev y la intervención de Estados Unidos y la Unión Europea en Ucrania, la realidad nos muestra que Rusia es otro imperialismo ávido de saquear a la clase trabajadora ucraniana para favorecer a los capitales rusos. Seguir leyendo ““Ucrania es la guerra entre depredadores” – Entrevista al periodista ucraniano Oleg Yasinsky”